CRIMINALISTICA COMO CIENCIA

LA CRIMINALISTICA Y OTRAS CIENCIAS FORENSES

 

Presentación del curso

 

 

La Criminalística, ha sido definida como la "... profesión y disciplina científica dirigida al reconocimiento, individualización y evaluación de la evidencia física, mediante la aplicación de las ciencias naturales, en cuestiones legales".

El objetivo de este curso pretende dar a conocer, a quienes se encuentran inmersos en el ámbito de la procuración e impartición de justicia, lo que es la Criminalística y las disciplinas con que cuenta para así llegar a la adecuada valoración de la prueba pericial. La Criminalística es para el abogado un medio para obtener del perito, todo cuanto pueda ser de utilidad para la investigación y persecución de los delitos para poder así aplicar la justicia.

 Introducción

El objetivo de este trabajo pretende dar a conocer a quienes se encuentran inmersos en el ámbito de la procuración e impartición de justicia lo que es la Criminalística y las disciplinas con que cuenta y así llegar a la adecuada valoración  de la prueba pericial.

La Criminalística es para el abogado un medio para obtener del perito, todo cuanto pueda ser de utilidad para la investigación y persecución de los delitos para poder así aplicar la justicia.

De manera permanente he sostenido que el Derecho no se agota con el  conocimiento de la ley y que el conocimiento de la ley no puede reducirse a la memorización de su texto, ni a la interpretación del mismo de acuerdo con las reglas de la lógica formal avalada por la jurisprudencia y la opinión de los autores.

 

Estas afirmaciones buscan cobrar actualidad y sentido con la lectura del presente trabajo, pues en las diligencias denominadas "Inspección" y "Reconstrucción de hechos", por ejemplo, el abogado que supiera solamente la  ley permanecería como un ciego ante el mundo de huellas, rastros y señales que miraría con apasionado interés el perito, aunque desconociera toda ley.

 

Entre estos dos extremos: el del abogado que no conoce otra cosa más que la ley y del técnico que no conoce nada fuera de su especialidad, se ha de ubicar al abogado que no prescinde del especialista ni lo suplanta, sino que dotado de la formación adecuada para percatarse de limitaciones de su saber, acude oportunamente al profesional que ha de ayudarle a encontrar la verdad que busca.

 

Tampoco basta que acuda al técnico, hace falta también que sepa interrogar a la técnica y al técnico para obtener de ellos la información que están en posibilidad de proporcionarle sobre la base de la observación de los lugares y de cuantas cosas encuentran en ellos con el empleo de los recursos científicos y tecnológicos que están a su alcance.

No se trata de que el abogado aprenda a manejar esos recursos o a examinar con ellos los lugares y las cosas, se trata de que conozca de su existencia y aprenda a sacar utilidad de quienes saben cómo manejarlos y como examinarlos; para esto último se encuentra el perito y el abogado ha de aprender a pedirle lo que necesita y lo que aquél puede darle.

 

En este trabajo no ha de encontrar el abogado como convertirse en perito sino cómo, cuándo y para qué ha de recurrir al auxilio del especialista; tampoco ha de encontrar el perito como perfeccionarse en su especialidad o como devenir en abogado sino como cumplir su tarea de auxiliar tanto al Ministerio Público como al Órgano Jurisdiccional, encargados de la procuración e impartición de la justicia respectivamente y todos, con el objeto de esclarecer en lo posible la verdad que se busca.

 

En mi vida profesional he detectado que una de las exigencias más recurridas por la sociedad es una verdadera procuración e impartición de la justicia, y he de confesar que es lo que me inquieta y me mueve a la realización del presente trabajo.

Reconozco que no es que el Juez y sus subalternos sean incompetentes o deshonestos, como con excesiva  largueza acostumbran afirmar los moralizantes, es que el derecho mismo es el que no responde a las exigencias de la justicia, en esta hora y en las actuales circunstancias del país y del mundo. Reformar el Derecho, actualizarlo, ya no es asunto de buena voluntad o de sentido común únicamente, como pudo haberlo sido alguna vez, es y tiene que ser fruto de la reflexión del legislador ilustrado con el conocimiento de la realidad social y con los avances de la ciencia y de la técnica, entendidas como instrumentos al servicio del hombre y puestos a su alcance para la realización de su destino.

 

Considero que el Derecho que no tenga en cuenta la complejidad del contexto social en el que debe lograr la realización de los ideales de justicia o que prescinda de los instrumentos que puedan emplearse para aproximarse a la verdad en el conocimiento de esa realidad, puede ser formalmente moderno y admirable pero no sirve ni rige las relaciones sociales que debería regir, está en los libros pero no está en la vida.

En la medida en que el Derecho está escrito en los libros, no rige las relaciones sociales que debería regir, en la medida en que el jurista se complace en deducir de ese derecho con impecable rigor lógico todas las implicaciones y efectos que formalmente se pueden deducir pero olvida los fenómenos sociales que marchan por su cuenta y fuera de ese Derecho, es seguro que Derecho y Jurista están en crisis, y la sociedad en peligro de que sus relaciones se regulen por la violencia física.

 

Para que ésto no suceda es menester formar al abogado y al juez, al legislador y al perito, de modo que estén en aptitud de comprender la complejidad del hecho social y la unidad del saber científico, que desde distintas disciplinas, se aproxima a la verdad y logra partes de ella que requieren ser complementadas con las partes que las otras disciplinas alcanzan desde su propia perspectiva.

 

Cómo se logra integrar la verdad que aporta el Derecho con la que aporta la Criminalística, es lo que se pretende con el conocimiento de las diferentes disciplinas que conforman la Criminalística, por eso es que se afirma que el presente trabajo busca ser útil, aún para quienes sin estar interesados en la Criminalística, lo están en la búsqueda de la verdad.

 

Así el capítulo I se ocupa de homogeneizar el concepto de Criminalística y establecer su campo de   acción, el capítulo II detalla los quehaceres de las disciplinas más comunes de la Criminalística, tales como qué es y qué hace la Grafoscopía, la Medicina Legal, la Fotografía, la Balística, etc.

 

Las conclusiones y propuestas de este trabajo así como el marco teórico en que se sustenta, son apreciaciones que han de someterse a consideración del lector.

Capítulo 2:

 Definición de criminalística

Siendo la finalidad última de este curso, llegar a la comprensión de la Criminalística para su adecuada valoración como prueba pericial, resulta primordial lograr una correcta definición de la misma. Es decir, aún y cuando muchos han sido los autores que por el ánimo de trascender desde su muy particular ciencia o arte, del cual resultan auténticos expertos, nos han heredado definiciones, unas asertivas y otras no tanto, respecto de la Criminalística; por lo que en este momento, me veo obligada a definir a la Criminalística basado en los conceptos técnico, jurídico y pericial; es decir, considerando sus aspectos científicos, su importancia para el Derecho y sus particularidades respecto de cada ciencia, arte u oficio, buscando lograr una definición más completa y asertiva que no deje de lado ninguno de los aspectos que la conforman.

 

El ilustre maestro Dr. Rafael Moreno González considera que para definir a la Criminalística se debe dar respuesta a la pregunta ¿Qué es?. Por lo tanto, definir a la Criminalística equivale a explicar lo que ella es.

"Criminalística es la disciplina que aplica fundamentalmente los conocimientos, métodos y técnicas de investigación de las ciencias naturales en el examen del material sensible significativo relacionado con un presunto hecho delictuoso con el fin de determinar en auxilio de los órganos encargados de administrar justicia, su existencia o bien reconstruirlo, o bien señalar y precisar la intervención de uno o varios sujetos en el mismo.".

 

La Criminalística, ha sido definida como la "... profesión y disciplina científica dirigida al reconocimiento, individualización y evaluación de la evidencia física, mediante la aplicación de las ciencias naturales, en cuestiones legales".

 

"...La Criminalística es la ciencia que estudia los indicios dejados en el lugar del delito, gracias a los cuales puede establecerse, en los casos más favorables, la identidad del criminal y las circunstancias que concurrieron en el hecho delictivo...".

 

Ahora bien, debemos entender por Criminalística "al conjunto sistematizado de conocimientos científicos que auxilian a los encargados de procurar y administrar justicia en el esclarecimiento de la verdad histórica de los hechos sometidos a su consideración".

 

Para otros, como es el caso de Luis Sandoval Smart: es la "disciplina auxiliar del Derecho Penal que se ocupa del descubrimiento y verificación científica del delito y del delincuente.".

 

Por lo que se refiere a la ubicación de la Criminalística en el campo de las ciencias, en la actualidad sólo hay un acuerdo bastante generalizado para aceptar la división de las ciencias en dos grupos: formales y fácticas.

La clasificación se basa en la naturaleza de sus objetos de estudio, métodos y criterios de verdad.

 

Los objetos de las ciencias formales son ideales, su método es la deducción y su criterio de verdad la consistencia o no-contradicción de sus enunciados. Todos los enunciados son analíticos, es decir, que se deducen de postulados o teoremas.

 

Los objetos de las ciencias fácticas son materiales, su método es la observación y la experimentación y, en segundo término también la deducción y su criterio de verdad es la verificación. Los enunciados de las ciencias fácticas son predominantemente sintéticos aunque hay también enunciados analíticos. No utilizan símbolos vacíos o abstractos, sino símbolos interpretativos provenientes de los objetos tangibles o materiales, que a su vez constituyen el motivo primordial de estas ciencias. La operatividad de la ciencia fáctica se basa en la racionalidad, esto es en la coherencia de un sistema de ideas aceptado previamente, requiriéndose además que los postulados que se emitan sean verificables en la experiencia, ya sea indirectamente para el caso de las hipótesis generales o de manera directa para las consecuencias singulares de estas hipótesis y solo después de que han pasado las pruebas de verificación empírica, se podrá considerar al enunciado como adecuado o verdadero para el planteamiento inicial del problema surgido del fenómeno (objeto de estudio).

 

La Criminalística por lo tanto queda catalogada como una ciencia de carácter fáctico, por lo que es importante en nuestro caso establecer las características principales de este tipo de ciencia.

- Es fáctica porque tiene su origen en los hechos con el fin de explicarlos.

- La ciencia fáctica trasciende los hechos, dado que su punto de partida son hechos, pero los puede descartar, puede producir nuevos, los comprueba y los explica.

- La ciencia fáctica es analítica. Dado que aborda problemas generales y los descompone en particularidades para dar una explicación al planteamiento general inicial.

- La investigación en la ciencia fáctica es especializada. La particularización en el estudio de los problemas, da como consecuencia la necesidad de especializar los campos de conocimiento.

- El conocimiento generado de la ciencia fáctica es claro y preciso. Los problemas a los que se enfrenta son múltiples y en ocasiones confusos, sin embargo dentro de su forma de operar intenta despejar las incógnitas y les da cause y congruencia.

- La ciencia fáctica genera conocimiento comunicable. El lenguaje científico comunica información a quien se encuentra entrenado para su entendimiento.

- El conocimiento generado por la ciencia fáctica es verificable. Todos los conocimientos, leyes o postulados generados, deben ser reproducibles y por lo tanto comprobables.

- La ciencia fáctica es metódica. Sigue un cause unidireccional, su método es planeado, prospectivo y propositivo.

- La ciencia fáctica es sistemática. El conjunto de sus conocimientos no es inconexo, sino que se encuentran lógicamente conectados entre sí.

- El conocimiento generado por la ciencia fáctica es general. Intenta ubicar las particularidades dentro de un concepto general de conocimiento.

- El conocimiento generado por la ciencia fáctica busca leyes y postulados ya sea con respecto a fenómenos naturales o sociales y los aplica.

- La ciencia fáctica es explicativa. Intenta dar solución y por ende explicación a los fenómenos o problemas que se le plantean.

- La ciencia fáctica es predictiva. Trasciende a los hechos, e intenta conocer como sucedieron en el pasado, su comportamiento presente y futuro. Siendo este un mecanismo eficaz de poner a prueba sus hipótesis, teorías, postulados y leyes.

- La ciencia fáctica es abierta. No conoce barrera a priori o a posteriori. Es decir no existen barreras que limiten el intentar conocer las causas de los fenómenos o sus comportamientos presentes y futuros.

- La ciencia fáctica es útil. Los conocimientos generados tienen una aplicación practica u operativa.

Es de señalar que las características previamente mencionadas, no son exclusivas de las ciencias fácticas, ya que algunas de ellas también son compartidas por las ciencias de carácter formal. En resumen:

Las ciencias formales tratan con objetos o formas intelectuales y se dedican principalmente a la especulación, demuestran o prueban.

Las ciencias fácticas tratan con objetos o elementos objetivos y/o materiales; y verifican, confirman o refutan.

 

A pesar de la división entre las ciencias, no hay nada más asombroso acerca de la ciencia misma, que la de poder hacer conjeturas imaginativas (ciencia formal) y posteriormente convertirlas en realidades tangibles u objetivas (ciencia fáctica). Para comprender la notable acción recíproca que establece la ciencia entre hechos observables e ideas abstractas, es necesario considerar estas preguntas ¿Qué es lo que constituye un hecho científico?, ¿Qué es lo que ocurre, desde el punto de vista intelectual al cerrar la brecha entre lo formal y lo fáctico?.

 

A los hechos con los que trabaja la ciencia se le denominan datos, los cuales se nos dan debido a la observación del mundo que nos rodea, esta clase de actividad externa es lo que origina y alimenta a la ciencia. El científico al valorar los indicios (datos), debe de excluir en lo posible la emoción y la preferencia. El científico debe solo aceptar aquellos elementos que le permitan la obtención de un conocimiento objetivo, sin que esto lo aísle de sus responsabilidades sociales.

 

Sin necesidad de profundas reflexiones ubicamos a la Criminalística de inmediato, en el grupo de las disciplinas fácticas.

 

Ahora bien, ¿Qué debemos entender por Criminalística?

 

La Criminalística, por lo tanto, no es magia, ni arte adivinatorio es ciencia, ciencia aplicada. Como tal cada día aprovecha los avances tecnológicos y científicos en la lucha contra la criminalidad.

 

El objeto de estudio de la Criminalística es el indicio, testigo mudo que no miente, recordando la expresión de Edmond Locard.

 

El estudio de los indicios persigue dos objetivos: el identificativo y el reconstructivo.

 

Delimitando así, clara e inequívocamente, nuestro campo a la determinación científica del proceso fáctico del delito, al estudio del cómo, dónde, cuándo y quién en que se diversifica él por qué material del hecho delictuoso.

La Criminalística es una ciencia auxiliar del Derecho Penal y llega a él por medio del Derecho Procesal Penal, ajustándose a sus normas, para exponer científicamente la cadena de pruebas necesarias en el campo material fáctico, concentrado, probando científicamente, las exigencias del conocimiento formalístico causal, sean tiempo - espaciales, modales o personales, pruebas cuya valoración tendrá definitivo influjo en la determinación del culpable y en la aplicación de la sentencia.

 

La Criminalística se ocupa del descubrimiento del delito y del delincuente suministrando colaboración a la justicia a través de la emisión de peritajes judiciales en las diversas disciplinas y ciencias que abarca, pues su contenido está conformado por la Física, la Química, la Documentoscopía, la Antropometría, la Fotografía, la Dactiloscopía, la Balística, etc., todas estas ciencias aplicadas a un determinado fin, que es la comprobación del proceso fáctico del delito y la identificación de las personas responsables.

 

La definición dada abarca pues todo el campo en que se desenvuelve la ciencia, y determina su función.

La Criminalística es la ciencia auxiliar del derecho penal, que se ocupa de descubrir y verificar científicamente el delito y el delincuente, siendo así que resulta trascendental para este trabajo llegar a un concepto que abarque sus alcances y dimensiones, con el fin de sustentar los objetivos de este trabajo.

 

Basada en lo que el Doctor Moreno González, definió desde los años setenta como Criminalística, reestructuro como concepto de esta ciencia el que:

Criminalística es el conjunto sistematizado de conocimientos científicos que aplica fundamentalmente métodos y técnicas de investigación de las ciencias naturales, en el examen del material sensible significativo relacionado con un presunto hecho delictuoso, con el fin de determinar su existencia o reconstruirlo; señalar y precisar la intervención de uno o varios sujetos en el mismo; buscando llegar a la verdad histórica de los hechos sometidos a la consideración de quienes tienen la encomienda de procurar y administrar justicia.

 

A partir de esta definición de Criminalística, parecería ocioso hablar de las relaciones que guarda con las demás ciencias penales, pero sobrevive cierta lamentable confusión, incluso entre especialistas, profesores, jueces, ministerios públicos y abogados postulantes, por lo que es preciso establecer la diferencia entre esta ciencia y aquellas con que más comúnmente se le confunde.

Capítulo 3:

 Criminalística y criminología

La similitud de los términos, quizá más que ninguna otra cosa, hace que los profesores y conferencistas superficiales que no se preocupan de la propiedad del lenguaje, confundan lamentablemente Criminalística y Criminología.

Pero ya al determinar el campo de acción se aprecia con claridad que Criminalística y Criminología se complementan, pero no pueden confundirse.

Mientras que la Criminología se dedica al estudio de los móviles que conducen o provocan el delito, se ocupa de determinar los factores que informan la conducta del sujeto criminal o como más comúnmente se dice la " Etiología del delito " y tiene aplicación a aspectos predelincuenciales y postdelincuenciales, la Criminalística estudia y delimita su campo de acción a la realización formal del delito; a los hechos que lo constituyen resultantes de esa conducta, y su acción termina con la prueba, sin interesarse por la conducta anterior o posterior del delincuente.

Basten los siguientes ejemplos: en Criminalística, al emitir dictamen de identificación dactiloscópica se probará la presencia del acusado en el lugar de los hechos, y quizás su participación en él.

Al emitir un dictamen en Balística se comprobará la identidad del arma de fuego con que se produjo el disparo fatal; sus características; la trayectoria y el trayecto del proyectil; y la distancia a que se produjo el disparo.

Al emitir un dictamen documentoscópico se probará la autenticidad de un documento, la existencia de una falsificación o la identidad del autor de un escrito.

Al emitir un dictamen toxicológico se determinará la sustancia que ocasionó la muerte de la víctima, etc.

En Criminalística siempre se estudiarán hechos concretos; se verificará científicamente el delito y el delincuente, se identificará alguna persona, objeto o materia, pero nunca se estudiará ni opinará sobre móviles o conductas del sujeto activo, que es campo estrictamente de la Criminología.

Así, solamente quien no tenga idea clara sobre ninguna de las dos ciencias, podrá confundirlas; o tal vez el conferencista que, ofuscado por el valor de su propia oratoria, crea que el uso indistinto de tales términos no afecta a la profundidad de sus ideas y la brillantez de su lenguaje.

Criminología a través de la interpretación de los móviles y conducta del sujeto da aplicación y valor a la cadena de hechos concretos o sea al proceso fáctico del crimen que estudia y verifica la Criminalística, para efectos de la responsabilización penal.

Capítulo 4:

 Criminalística y medicina legal

La Criminalística y la Medicina Legal tienen diferencia, o se apartan tan solo en cuanto a la limitación de sus respectivos campos de acción. Como determina su nombre, la Medicina Legal o Forense se preocupa de diagnosticar las causas de la muerte o la gravedad y características de las lesiones, y realiza toda prueba concerniente al estudio del cuerpo humano afectado por el delito. Se limita a los estudios de sangre y contra el pudor, mientras la Criminalística abarca todo el resto del campo de la prueba judicial científica.

Muchos autores de reconocida importancia agrupan estas dos ciencias dejando a la Medicina Legal, por la limitación de su campo, como una parte o una de las ciencias aplicadas a la Criminalística, lo mismo que la Balística Forense o la Química Forense o cualquier otra de las ciencias aplicadas, al fin específico del descubrimiento y verificación científica del delito y del delincuente que integra la Criminalística.

En un homicidio, por ejemplo, la Medicina Legal nos diagnosticará la causa de la muerte después de su trabajo de necropsia e informará sobre el trayecto del proyectil dentro del cuerpo de la víctima, determinando los órganos afectados, pero no determinará la identidad del arma de fuego que provocó el disparo. Es la Balística como disciplina aplicada de la Criminalística la que identificará el arma y determinará la posición relativa de la víctima y del victimario, verificará la trayectoria del proyectil, pero no opinará si el disparo por arma de fuego, fue o no, la causa de la muerte.

Podría suceder que la Criminalística determine que un sujeto disparó un arma de fuego de ciertas características a una distancia determinada, impactando el cuerpo de la víctima en tal región, más al verificar el protocolo de necropsia, el médico legista diagnosticó que si bien la víctima recibió un disparo por proyectil de arma de fuego, el proyectil no comprometió órganos vitales y la víctima falleció a causa de un ataque cardíaco o por efectos de la caída que le ocasionó una fractura de la base del cráneo, por mencionar un ejemplo.

Buscando aclarar el concepto y la diferencia fundamental que existe, y los criterios que priman en la actualidad, me referiré a conocidos autores: D. Manuel de López Rey y Arroyo opina que: "Con gran frecuencia, esta disciplina (la Medicina Legal) pretende el lugar de la Criminalística. En todo caso, señalaremos el hecho de que es entre los médicos legistas donde con cierta frecuencia se encuentra una actitud refractaria a dicha disciplina. Para tal actitud, que hemos tenido ocasión de verla sostenida, no hay justificación, pero sí una explicación histórica, pues fueron los médicos legistas los que desde un principio intervinieron en los juicios criminales como "criminalistas".

Sin necesidad de remontarse a Grecia y Roma, una Bula de Inocencio VIII, dada en 1484, prescribe la intervención médica en los juicios criminales y parece que la primera obra de Medicina legal, es la debida a Pablo Zacchía, en el siglo XVI.

En España la intervención de peritos médicos es muy antigua. En la antigua cancillería de Valladolid, hemos encontrado ya los antecedentes de una correcta regulación legal de los médicos forenses o legistas, al hallar las nóminas, nombramientos y designación de deberes de los mismos. Por nuestra parte, Benjamín Martínez en 1820 funda el Gabinete de Identificación y Laboratorio de Criminalística de la Policía para el Distrito Federal y no fue sino hasta 1940 cuando se crea la Sección de Investigaciones Especiales del Banco de México. Para 1964 se iniciaron los primeros cursos de Medicina Forense en el ámbito de Doctorado en la Facultad de Medicina y en 1975 se dio la fundación de la Academia Mexicana de Criminalística.

Se asientan estos datos como los sucesos científicos reconocidos como de mayor importancia para la integración de lo que hoy en día conocemos como Criminalística General.

Durante mucho tiempo, fueron casi exclusivamente los médicos los que realizaron tareas criminalísticas, lo que hizo nacer y adquirir importancia a la Medicina legal y más tarde a los correspondientes institutos y laboratorios. Dicha importancia subsiste, pero el cometido de la Medicina legal es en nuestros días sólo una parte de la Criminalística.

Basta reflexionar sobre lo que la Medicina es hoy en día, para rechazar tal pretensión, tal es el concepto emitido en el congreso Panamericano de Criminalística de 1944 en los siguientes términos: "Tampoco cabe admitir que la Medicina Legal constituyó todo lo que ahora entendemos por Criminalística, sabemos hoy, que la Medicina legal no es ya más que una parte, desde luego importante de la Criminalística, y que ningún médico legista puede pretender todavía seriamente que en su disciplina se comprenda todo lo criminalístico."

El profesor Israel Castellanos, uno de los grandes baluartes de la Criminalística en Centro América que ha enriquecido la nueva ciencia con valiosos aportes de Hematología, Dactiloscopía, estudio de pruebas dermonitradas y muchos valiosos capítulos, dice lo siguiente: "En los delitos de sangre, en los atentados contra el pudor, etc., la Medicina legal guía y orienta a los jueces, pero en los delitos contra la propiedad; en los robos con escalo y fractura; en la identificación de herramientas; en el examen de documentos o el Balístico; el de espectocopiata, el físico y el químico; integrantes del laboratorio criminalístico, no pretenden convertirse en médicos forenses y hacer autopsias.

Capítulo 5:

 Campo de acción

Después de conocer la definición de Criminalística, es preciso hablar de su campo de acción y el lugar que le corresponde dentro de la variedad de ciencias y disciplinas científicas.

Partiendo del principio de que todo hecho es susceptible de conocimiento, en cuanto se refiere a su naturaleza, a su ser; a través de las disciplinas de orden natural explicativo; que son causa de aquellas disciplinas de orden empírico cultural, que interpretan, establecen y tipifican el valor de un hecho de acuerdo a la finalidad que persigue la sociedad en un momento histórico determinado.

En otras palabras, todo hecho es susceptible de conocimiento en cuanto a su naturaleza o causa, o sea en cuanto a su por qué y en cuanto a su valor, o para qué. El por qué, o la realidad del hecho nos será dada a conocer por aquellas disciplinas que nos explican causalmente su realización en virtud de una serie de procesos fisiológicos, psicológicos y sociológicos, y por aquellas otras que estudian los actos concretos en que se exteriorizan o materializan las antedichas causales. Pero su valor o para qué es la interpretación de un hecho con relación a la convivencia humana, a la vida colectiva, con todo lo que ésta significa en sus multifásicas manifestaciones, refiriéndolo a los valores empíricos - culturales, que dan sentido o significación social a dichos procesos o conductas.

El delito, denominado así el hecho que por su gravedad conmueve las bases de la sociedad, es un hecho susceptible de análisis, de investigación, de conocimiento, y tiene que estudiarse en su aspecto material causal y en su aspecto de valor.

Dejando la valoración a la ciencia del derecho penal, a la que corresponde estudiar la defensa de los bienes jurídicos establecidos por la sociedad y determinar la índole antijurídica y culpable del hecho, su estudio se limita a las ciencias que indaga el por qué para determinar entre ellas el campo que corresponde a la Criminalística, en comparación y en relación con las demás ciencias que en distintos aspectos, se preocupan del mismo problema.

Entre las ciencias que estudian el por qué del hecho delictuoso, se distinguen claramente dos grupos: aquellas que estudian las causas mediatas, intrínsecas o motivos del delito, y aquellas que estudian los hechos concretos, inmediatos y extrínsecos que, como exteriorización de las primeras o como concreción de una conducta delictiva provocan causan y constituyen el cuerpo físico del hecho delictuoso. El proceso natural causal del delito está pues cubierto por dos grupos de disciplinas científicas y ciencias: aquellas que se ocupan del estudio causal intrínseco y aquellas que se ocupan del estudio formal extrínseco o materialización del hecho delictivo.

La Biología, la Sociología y la Psicología forenses que agrupan la Criminología, estudian las primeras y dan al abogado el conocimiento profesional necesario para invocar circunstancias atenuantes o agravantes del hecho, desde el punto de vista del sujeto criminal; más el estudio del proceso fáctico, del conjunto de hechos concretos que constituyeron el delito, o sea la determinación científica del por qué o realidad formal que comprende: el cómo ha sido; cuándo y dónde fue, y quién lo realizó o sufrió, corresponde a la Criminalística, e interesa en forma fundamental al Ministerio Público y a los jueces, y sobre todo al abogado para efectos de la sentencia, que no es otra cosa que la responsabilización que se hace a un individuo como consecuencia de la salvaguarda de los bienes jurídicos tutelados en el Código Penal. La determinación del proceso fáctico tiene un valor indiscutible, y de no verificarse, es como si el delito no existiera para efectos de la aplicación del Código Penal. Obvio es que si no se establece el cómo sucedió el hecho, dónde y cuándo tuvo lugar, y si no se determina quién lo cometió o sufrió, aunque se haya comprobado y se conozca su existencia, no se puede procesar a nadie, ni sancionar a nadie; o sea, no hay lugar para la aplicación de la ley penal, ni se hace necesaria la intervención profesional del abogado.

El estudio criminalístico del proceso fáctico es una función de conocimiento sobre la cual se edifica toda tarea criminológica y penal.

En la práctica profesional diaria, no es suficiente alegar que se ha cometido un delito y acusar por sospechas a un individuo; es preciso probar, con ayuda de todos los medios científicos, cómo, dónde, cuándo y quién lo realizó, para que el Ministerio Público acuse y el juez pueda valorar el hecho de acuerdo con la ley y dictar sentencia, recordando que el fin de todo proceso judicial es llegar a ésta.

El juez de lo penal, en el ejercicio diario de su labor tiene necesariamente que cumplir en forma básica, una triple función.

1. - El juez en la primera parte de su intervención tiene que formular un juicio acerca de un hecho, captado en todos sus accidentes y circunstancias.

2. - El juez tiene que proceder al enjuiciamiento valorativo del hecho, para tener la certeza de que algo es, sabiendo qué cosa es; esto quiere decir que, en primer término, y después de haber visto, tiene que determinar su significación para el Derecho.

3. - Y finalmente, se puede hablar de que probar un hecho, es probar un juicio; pues es el juicio el que se pone a prueba. Probar, tiene poco más o menos, el mismo significado de tentar. Lo que quiere decir que una vez captado y probado el juicio el juez tiene que dictar sentencia, o sea establecer la sanción o absolución pertinente, aplicando la ley.

El abogado en su práctica profesional tiene que seguir paso a paso el mismo orden, ya en proceso fáctico de comprobación de la existencia del hecho punible y su circunstancia, ya en la valoración del hecho en relación con la ley.

El saber manejar estas dos etapas del juicio en la defensa y en la acusación debe ser la preocupación fundamental de cualquier abogado.

La Criminalística, llamada con justicia "La enciclopedia del peritaje", es la que busca y proporciona las pruebas en la primera etapa. La que establece el proceso fáctico en relación con la existencia del hecho, las circunstancias que lo rodean y la identificación de las personas responsables; por ello repetimos que para afrontar la primera tarea, la del conocimiento material del hecho; en todas sus circunstancias y accidentes, tanto el Ministerio Público como el juez deben dominar el campo de la Criminalística.

La Criminalística en su auténtico alcance, constituye la disciplina científica que proporciona los criterios para la comprobación de que se ha realizado un hecho delictuoso; para la comprobación del mecanismo causal en virtud del cual el hecho se ha consumado; para la apreciación de los indicios (huellas, rastros y señales dejadas en el lugar de los hechos), y para la determinación científica de la identidad de las personas responsables.

En consecuencia si el abogado y el juez han de analizar el proceso material del hecho, para apreciar y valorar sus circunstancias, es preciso que conozcan en forma clara los fundamentos, sistemas y alcances de la Criminalística. Porque es evidente que el establecimiento del proceso fáctico del hecho o suceso de la vida real que ha lesionado al parecer el bien jurídicamente protegido, carecería de toda certeza y todo valor probatorio si quien lleva a cabo esta tarea desconoce o desprecia la Criminalística.

Se dirá que las leyes procesales dan criterios al juez y le imponen la realización de diligencias para este objeto. Pero hay que reconocer, con perdón de los legisladores que aprobaron la norma jurídica, que tales normas y previsiones legales son, en parte, producto de un sublime empirismo poco menos que reñido con el desarrollo de las ciencias en nuestra época. Y por qué no decirlo de una vez, ni aún en aquellos países en los que el legislador haya actuado con criterio científico moderno, empapado y compenetrado de los últimos adelantos de la ciencia, podrá jamás el texto de la ley procesal penal especificar en forma exhaustiva la conducta que ha de seguir el juez en cada caso para llegar al esclarecimiento de los hechos.

Al hacer hincapié en la importancia que reviste el estudio de la Criminalística no quiero insinuar que el abogado y el juez se han de convertir en peritos, para sustituir a estos, sino que el abogado debe conocer suficientemente la Criminalística para escoger y solicitar la pericia más adecuada a la tesis que trata de probar, o a la circunstancia que necesita establecer. El juez por su parte ha de conocer suficientemente la Criminalística para apreciar la prueba más pertinente en cada caso y para valorar los peritajes, con capacidad plena para controlar críticamente las operaciones realizadas por los peritos.

El campo de acción de la criminalista es pues el proceso fáctico material del hecho, primera y vital etapa de conocimientos para el abogado, el Ministerio Público y para el juez, pues repitiendo las palabras exactas y completamente las circunstancias materiales del evento, el Ministerio Público, los jueces y los abogados están en posibilidad de conocer la verdad histórica de los hechos y de administrar una sana justicia.

Capítulo 6:

 Disciplinas criminalísticas

La Ley Adjetiva lleva a que el Ministerio Público busque los elementos de convicción que acrediten el cuerpo del delito y en su momento la responsabilidad del inculpado; a que el Juez valore las pruebas del sumario que servirán de base para dictar sentencia y a que el abogado ofrezca las pruebas en el proceso a favor de su defenso, y obliga a todos a conocer de dos universos: el universo del hecho y el universo que envuelve al individuo.

 

Todo el proceso es una mirada retrospectiva que tiene que acumular pruebas alrededor de estos dos universos, es por lo que se dice que el proceso es la prueba.

Es así como nace la colaboración entre el perito y el abogado defensor e inculpado, entre el perito y el Ministerio Público y entre el perito y el Juez; como respuesta al problema práctico de ilustrarlos en la medida en que la naturaleza técnica de la causa excede de su caudal normal de experiencia y de cultura; problema éste que tiene otra solución posible, bien con la especialización de los órganos encargados de la procuración e impartición de justicia, o bien, con la inserción en el proceso de elementos dotados de especiales conocimientos técnicos.

De ahí nace la importancia de conocer los aspectos básicos de las disciplinas de la Criminalística, pues han de ser tratadas por expertos, a saber:

La Criminalística es el género y las disciplinas son su especie, cuyo objeto es solucionar lo más técnicamente posible las interrogantes que surgen en la investigación de un hecho delictivo.

Capítulo 7:

 Criminalística de campo

Es la disciplina de la Criminalística que se ocupa en auxilio del Ministerio Público o por el mandato del Juez, de aplicar la metodología científica en el "Lugar de los Hechos"; esto es, el Criminalista de Campo, sin invadir las facultades de dirección del Ministerio Público y del Juez en la investigación, es el experto que dirige el procedimiento a seguir en el lugar de los hechos, el cual consta de los siguientes pasos:

 

I. Seguridad.

II. Preservación: protección y aseguramiento.

III. Observación, cuyas características son:

 Metódica.

 Completa.

 Profunda.

 Minuciosa.

 Repetitiva.

La observación puede ser:

Directa.- Realizada macroscópicamente y sin instrumentos de ayuda, entran en juego los sentidos del observador.

Indirecta.- Realizada con ayuda de implementos, tales como el microscopio, lámparas con diferentes tipos de filtros de luz, lupas, uso de reactivos químicos (luminol), equipos de visión nocturna, etc.

IV. Fijación.

Aplicación de técnicas que registran las características generales y particulares del lugar de los hechos, con sus diversas variantes que son:

1.- Descripción escrita. Por medio de la palabra escrita, se considera todo lo observado, de lo general a lo particular, en forma clara, directa, exhaustiva, concreta y objetiva.

2.- Fijación fotográfica. Es fija y con movimientos: empleada para transmitir mediante imágenes reales la situación, ubicación y posición de personas, objetos y todo aquello que se localice en el mismo. Se deben cubrir todos sus aspectos de tomas: generales, medias o relacionadas, acercamientos y grandes acercamientos.

En todas las fotografías se debe utilizar el testigo milimétrico, en el que se asienta la fecha, el número de Averiguación Previa y el nombre del perito que interviene. Además, se deberán registrar los datos desde donde se tomaron las fotografías.

3.- Planimetría: Es considerada como el esqueleto de la descripción del lugar de los hechos; a través del dibujo nos suministra distancias y complementa la descripción escrita dándonos una idea exacta del lugar de los hechos e indicios encontrados.

  

4.- Moldeado.- Se utiliza para obtener la reproducción en sus tres dimensiones de alguna impresión, con el objeto de obtener una réplica de los indicios que pueden llegar a ser destruidos por descuido o intencionalmente durante la manipulación o el traslado al laboratorio .

 

Cuando en terreno blando se encuentran huellas de pisadas o vehículos o en soportes sólidos se aprecian huellas de fractura, además de describirlas, es conveniente sacarles el respectivo molde, pues éste complementa valiosamente los procedimientos referidos. La importancia del moldeado de huellas encontradas en el Lugar de los Hechos y las de objetos que pueden tener relación con el ilícito es para proceder a la confronta. Algunas impresiones susceptibles de ser moldeadas son las marcas de herramienta, neumáticos, pisadas o cualquiera otra hecha por un material duro sobre un material blando.

5.- Maqueta: Técnica empleada para conocer el Lugar de los Hechos y áreas circundantes a través del armado de esquemas tridimensionales a escala.

 

6.- Técnicas mixtas de fijación y reconstrucción: que consiste en utilizar o acoplar dos técnicas diferentes para poder hacer una fijación o representación de algún hecho.

Evidentemente no es posible indicar cuál de los métodos referidos es el más conveniente de aplicarse a la fijación de un lugar de los hechos, ya que cada uno de ellos complementa a los restantes, de acuerdo al tipo de ilícito que se investigue. Por el contrario, se hace hincapié en que la combinación de todos los procedimientos permitirá una fijación más fiel de la realidad.

Ahora bien, independientemente de los métodos hasta aquí descritos para fijar el lugar de los hechos, la Criminalística debe beneficiarse con los adelantos tecnológicos que se emplean no sólo en otras ciencias, sino también de aquellas que muchas de las veces son utilizadas para el esparcimiento y fomento de la creatividad del ser humano, tal es el caso de la videocámara, la cámara digital, los diferentes programas de computación y los resultados que se originan a partir de su aplicación.

Así, con sentido realista y a la vez favorable para justificar la presencia de la video filmación y la cámara digital como una alternativa más para el registro objetivo del espacio físico considerado como "Lugar de los Hechos", lo constituyen las acciones más complejas que subyacen en el manejo adecuado de los dispositivos de una cámara fotográfica, mismos que a nivel de la cámara de video filmación, se encuentran simplificados con mayores posibilidades de maniobrabilidad.

No debe asumirse la idea de que la video grabación y fijación computarizada de la cámara digital representa un sustituto de los métodos referidos de forma somera, insisto en la necesidad de combinarlos para integrar posibilidades más claras de la actividad investigadora en la Criminalística.

No pasa por alto los contra o "inconvenientes" que por la falibilidad humana, se dice tienen la fijación por video filmación y cámara digital, por cuanto a la manipulación que del material se puede llevar a cabo. Sin embargo, es posible aprovechar éstos recursos tecnológicos, si el actuar del Ministerio Público y de sus auxiliares (peritos) se ajusta a la observancia de la cadena de custodia, es decir, que cuando se haga uso de la videograbadora y de la cámara digital, el representante social tenga el debido cuidado de fedatar los contenidos, duración, etc., y además asegure los mecanismos para garantizar que no hay posibilidad de agregar o quitar información, dicho acervo probatorio lejos de restársele valor, es posible legalmente que alcance el valor de prueba, pues el Ministerio Público es el depositario de tales indicios y en su presencia fueron adquiridos.

De existir la necesidad de estudiar en el laboratorio el material obtenido a través de la cámara videograbadora o digital, es necesario que el Ministerio Público en su oficio de petición de intervención pericial, fije fecha y hora para que ante su presencia, los peritos lleven a cabo el "vaciado" de la información a medios seguros tales como que del videocasete se elabore una copia, y de la tarjeta de memoria de la cámara digital y se "vacíe" a un disco compacto no reescribible y se de fe de tal evento; lo anterior, independientemente de que el perito, en su dictamen haga saber la forma, modo y operaciones que llevó a cabo del material extraído de dichas cámaras como lo es de los cassettes y memorias.

La incorporación de recursos y medios que favorezcan la consolidación de procesos encaminados a la fijación del lugar de los hechos, debe ser considerada seriamente, pues de ello depende la no-afectación de uno de los bienes jurídicos más importantes para el ser humano, la libertad.

V. Técnica de recolección de indicios.

Al examinar y evaluar el "Lugar de los hechos", nos damos cuenta de que lo ideal es registrarlo por escrito y fijarlo fotográficamente antes de que sea alterado de una manera u otra. Es conocida la responsabilidad del criminalista de campo de colectar e identificar por separado para luego embalar el indicio, el cual una vez fedatado se enviará por petición expresa al laboratorio o lugar de almacenaje.

Comúnmente tenemos sólo una oportunidad de llevar a cabo esta tarea en forma correcta, si cometemos errores o utilizamos procedimientos incorrectos podemos tal vez destruir o disminuir en algo el valor probatorio del indicio, por lo tanto, será el criminalista de campo el que como experto, sea el único que deba llevar a cabo tal tarea en ausencia del especialista de alguna de las áreas que conforman la Criminalística, y ello lo hará cuidando los aspectos siguientes:

 

  Siempre usar guantes y fijar antes de colectar.

  Todo instrumento usado para levantar un indicio debe lavarse antes y después de usarlo para evitar contaminaciones.

  Colectar todos los indicios.

  Para objetos muy pequeños usar las pinzas o colectar todo el objeto.

  Si al colectar algún indicio este se daña, reportarlo por escrito.

  Manejar con precaución las armas de fuego.

  Recoger toda muestra representativa que permita realizar exámenes de orientación o fundamentales.

  De ser posible levantar muestras para exámenes confirmatorios.

Con relación a la colección y preservación de indicios las pruebas físicas pueden sufrir cambios o modificaciones por razones o motivos diversos, como pueden ser:

1. Por pérdida mecánica, como podría ser la de un fino polvo a través de un pequeño agujero o fisura en un sobre.

2. Por evaporación o escape de un líquido de un recipiente sin tapa o de paredes porosas.

3. Por contaminación química o bacteriológica, debido a la utilización de recipientes sucios.

4. Por cambios resultantes al mezclar pruebas provenientes de varios orígenes cuando se utiliza un envase común.

5. Alteración sufrida cuando inconscientemente se ocasiona un nuevo doblez en un documento, un corte o desgarro en una vestimenta, etc.

En general, las medidas que tienden a reducir o eliminar las posibles alteraciones señaladas deberá ceñirse a un orden preestablecido, a saber:

Orden de levantamiento de indicios:

- Biológicos (manchas húmedas de sangre o semen sobre telas, objetos, muebles, paredes o sobre instrumentos utilizados para la comisión del ilícito que se investiga).

- Cuerpos grandes y móviles (armas, pinturas, casquillos, documentos, madera, vidrios, etc.). Después de ser fijados, deben colocarse los objetos en recipientes adecuados con datos de identificación y trasladados al laboratorio para su análisis y búsqueda de huellas latentes o cualquier otro indicio macro o microscópico que pueda ser útil para la investigación.

- Material menos visible (polvos, pelos, fibras, etc.). Los que son obtenidos por el criminalista de campo al realizar una búsqueda minuciosa en el "Lugar de los Hechos" previa a cualquier contaminación.

- Huellas dactilares con reactivos. Deben ser buscadas en sitios donde exista la probabilidad de hallarlas y que no sean susceptibles de un fácil manejo para poder ser llevados al laboratorio para su estudio correspondiente; y sólo dará lugar a la intervención del experto después de la búsqueda, fijación y colección de indicios que pudieran sufrir alteración por la aplicación de los reactivos.

Para llevar a cabo la colección y embalaje de indicios existen técnicas especiales para cada tipo, las cuales nos permiten colectarlos y embalarlos sin que sufran alteración o daño; la necesidad de personal especializado para la colección de algunos indicios depende del grado de pericia relativa y del equipo especial que se requiera.

Reconocer, recoger y conservar los materiales probatorios, son prácticas esenciales para el trabajo de todo Criminalista de Campo, éste debe saber los métodos prácticos de conservar los indicios, cómo y dónde identificarlos; y los métodos de embalaje y envío a su destino.

Como estándar en el embalaje del indicio, se tiene:

1 Marcas en los indicios: Deben ser permanentes (usar lápices de carburo de tungsteno, estiletes, rayador, pluma, etc.); el tamaño de las marcas debe ser de acuerdo al tamaño del indicio; las marcas deben hacerse en lugares fijos.

2 Las bolsas, cajas, sobres y cualquier otro material en el que se embalen los indicios deben llevar etiquetas.

VI. Embalaje.

A medida que el indicio va siendo recogido, el mismo puede ir siendo envasado para su envío o transporte al laboratorio. La naturaleza de los envases y la técnica del embalaje dependerá, en cierto modo, de las circunstancias particulares del caso, por lo tanto, el embalaje se llevará a cabo de la manera siguiente:

- Individual.

- En empaques limpios.

- Envases y contenedores deben ser de tamaño apropiado.

- Sellar y engrapar.

- Con el correspondiente etiquetado.

VII. Etiquetado

Como ya se dijo, en el "Lugar de los hechos" generalmente se localiza más de un indicio y varios tipos de ellos, por lo que es necesario que al colectarse y trasladarse, éstos sean además de marcados, etiquetados para su posterior identificación, ubicación y relación con la posible mecánica del hecho, y en el espacio físico del mismo. Permitiendo además garantizar que dicho indicio haya sido colectado del lugar de los hechos y fedatado por el Ministerio Público.

El etiquetado se realiza sobre el material de embalaje del indicio y el mínimo de datos es:

  Nombre del perito.

  Número de Averiguación Previa.

  Número de indicio.

  Clase de indicio.

  Cantidad y calidad.

  Lugar de donde se recogió.

  Huellas o características que presenta.

  Fecha y hora exacta.

  Nombre de la autoridad que dirige la investigación.

  Firma de acuse de recibo de la autoridad que dirige la investigación.

VIII. Cadena de custodia.

Es el seguimiento que se da al indicio desde su descubrimiento hasta que se somete a la consideración del Juez y se determina su destino final. Para considerar que se ha cumplido con la cadena de custodia, en el expediente deberá existir:

1 Anotación de persona o personas que estuvieron en el lugar de los hechos y el manejo que se dio al indicio.

2 Nombre de la autoridad que mantiene la custodia del indicio.

3 Si el indicio dejó de estar bajo su control, la anotación respecto de la hora y fecha, de a quién se le entregó y la razón.

4 Anotación del tratamiento que se le dio al indicio y las condiciones en que fue devuelto el mismo.

5 El reporte de cualquier alteración.

 

IX. Transportación y suministro de indicios al laboratorio.

Debe quedar asentado en actuaciones la razón ministerial que autoriza y refiera el transporte y suministro de indicios al laboratorio, con las anotaciones siguientes:

1 Nombre y firma de quien los transporta y la calidad con que lo hace (cargo o nombramiento) para efectos de preservar la cadena de custodia.

2 Listado de indicios.

3 Especificación para los casos en que se requiera un manejo especial.

La intervención pericial en materia de Criminalística de Campo en el "Lugar de los hechos" se da cuando se lleva a cabo la diligencia de inspección (ministerial o judicial) que es un acto por cuyo medio se comprueba o se asegura la existencia de ciertos hechos.

Sucede a menudo que para el desarrollo de la diligencia de inspección y cuando se trata de asuntos, al parecer de poca importancia, quien dirige la investigación (Ministerio Público o Juez) encomienda esta operación a auxiliares de un orden inferior, práctica que a todas luces es viciosa, porque si bien es cierto que las declaraciones de éstos (secretarios de acuerdos por ejemplo), gozan de fe pública y sirven de testimonio (en caso de los peritos) de la existencia de los hechos, cuya certeza se busca. No es menos cierto que en tal caso, no hay comprobación ministerial o judicial propiamente dicha, aquella que hace plena fe, porque emana de un funcionario altamente imparcial, que conoce toda la importancia del acto que precede, que sabe perfectamente sobre qué puntos debe recaer su examen y cuya veracidad es inmediatamente después atestiguada por el secretario.

Sería pues, muy fácil dirigir justas censuras contra las inspecciones hechas por la sola asistencia del secretario oficial del Ministerio Público o sus auxiliares (peritos o policía) o por los secretarios de acuerdos del juzgado, quienes raras veces, fuerza es decirlo, pueden proceder con la calma e inteligente circunspección de quien dirige la investigación.

 

Este medio de prueba produce resultados tanto más fundados en verosimilitud, cuanto que el acta es redactada en el mismo lugar de los hechos e inmediatamente después de terminado el examen técnico pericial previniendo de este modo los olvidos tan fáciles de una memoria infiel, y los vacíos que más tarde la imaginación sola tendría que llenar.

Esta acta circunstanciada debe ser redactada con extremada claridad, de suerte que el funcionario que dirige la investigación debe hacerse acompañar de peritos, que lo auxilien para lograr una reproducción palpable y completa de los hechos y es por lo tanto conveniente no descuidar ninguna de las aclaraciones que les son inherentes, tales como croquis, planos, etc.

La importancia de la intervención del perito en Criminalística de Campo, redunda en lograr que la comprobación ministerial o judicial se dé, de acuerdo a la exigencia de dar la mayor celeridad posible, y es de suma importancia que las cosas permanezcan en su estado primitivo, y que ninguna alteración pueda hacerlas mirar desde un punto de vista equivocado.

Debe ser necesaria la asociación de peritos de diversas especialidades, el Ministerio Público o el Juez debe hacer vigilar el sitio e impedir todo movimiento antes de la llegada de aquellos.

A menudo, los elementos de indicios tangibles y la información descriptiva derivados de una investigación del lugar de los hechos colectados por el perito criminalista de campo, son el factor que determina el éxito cuando un caso es llevado hasta un proceso penal.

Con la acrecentada capacidad de las ciencias forenses modernas, mucha más atención debe dedicarse al "lugar de los hechos" para localizar, recuperar y documentar indicios que serán examinados por peritos en el laboratorio forense y usados por los órganos encargados de la procuración e impartición de justicia.

La habilidad del laboratorio en proporcionar interpretaciones científicas depende en gran medida de la fijación, colección, embalaje y documentación de los indicios en el "lugar de los hechos".

El criminalista de campo es parte integral del equipo de ciencias forenses tanto como lo es el hombre de ciencia que trabaja en el laboratorio, si no maneja bien la recolección de indicios en el lugar de los hechos, el trabajo del laboratorio forense se verá obstaculizado o hasta anulado.

Por lo tanto, para obtener un valor óptimo de los indicios recogidos en el lugar de los hechos, cada uno de los aspectos que abarca este procedimiento deberá ser planeado y organizado con gran cuidado.

El Criminalista al realizar su trabajo deberá observar y dar respuesta a las "siete preguntas de oro de la Criminalística":

1. ¿Qué?

2. ¿Quién?

3. ¿Cuándo?

4. ¿Cómo?

5. ¿Dónde?

6. ¿Con qué?

7. ¿Por qué?

Para dar respuesta a estas preguntas el Criminalista se orienta y fundamenta en los resultados que arrojen las demás disciplinas que hayan intervenido, esto es, el criminalista debe usar como parte del sustento para emitir sus conclusiones, los dictámenes periciales de las diversas especialidades, que a modo de ejemplo sería de la Química Forense, Medicina Forense, Genética Forense, Balística Forense, Dactiloscopía, etcétera.

Capítulo 8:

 Balística forense

Balística: Se define como la ciencia que estudia el movimiento de los proyectiles disparados por las armas de fuego.

Balística Forense: es la ciencia que estudia las armas de fuego y los efectos químico - físicos que se producen al ser disparadas, con el fin de auxiliar a la Criminalística, para exponer sus resultados mediante un dictamen ante los encargados de procurar y administrar justicia.

 

La Balística Forense para su estudio se divide en:

A) Balística Interior: cuyos estudios comprende desde el momento en que el percutor hiere el capsul y termina en el preciso instante en que el proyectil abandona el cañón del arma.

B) Balística Exterior: comprende el estudio de los fenómenos que suceden desde el momento en que el proyectil abandona la boca del cañón del arma hasta que impacta un blanco u objetivo, o bien se detiene por acción de la gravedad.

C) Balística de Efectos: comprende el estudio de los daños que ocasiona el proyectil en su trayecto, dentro del objeto en el que se impacta y hasta que queda en reposo.

Para la identificación de los elementos, se divide en:

1. Balística Microcomparativa: se trata del estudio microscópico comparativo que se efectúa con los elementos "problema" y los elementos "testigo", para determinar el arma que los disparó; si fueron disparados y percutidos por una misma arma de fuego, etc.

2. Balística Reconstructiva: comprende todos los estudios que el perito debe realizar, apoyado en los dictámenes de otras especialidades que hayan intervenido, por ejemplo: Química, Medicina Forense, Criminalística de Campo; entre otras, para llegar a conclusiones que indiquen la posición víctima - victimario, distancia a la que se hicieron los disparos, número de armas que participaron en un hecho, etc. y poder realizar una reconstrucción de los hechos.

3. Balística Identificativa: comprende los estudios necesarios que efectúa un perito con el fin de identificar un arma de fuego, su origen, marca, modelo, calibre, etc.; así como todas las identificaciones que se hacen de los elementos balísticos encontrados o recolectados en un lugar de hechos.

La función del perito en Balística Forense, reviste una gran importancia y trascendencia, ya que es la persona que dará una opinión profesional en cualquier asunto donde se involucren armas de fuego, sus proyectiles y sus efectos, a fin de auxiliar al Ministerio Público en la indagatoria o al Juez dentro del proceso penal.

El perito en balística para cumplir eficazmente con su trabajo, debe tener amplios conocimientos de armas y su funcionamiento, así como de las técnicas empleadas para la comparación de balas y casquillos.

 

En todo hecho delictuoso en donde intervino el uso o manejo de un arma de fuego, lo primero que se debe estudiar son las características y el funcionamiento del arma, si es que se cuenta con ella.

Las características del arma que pueden resultar de interés para quien solicite la intervención pericial (Ministerio Público o Juez) son:

A) Tipo (revolver, pistola, escopeta, fusil, carabina, etc.).

B) Marca de fabricación (Colt, Beretta, S&W, etc.)

C) Modelo.

D) Matrícula.

E) Calibre.

F) Sistema de disparo.

G) País de origen.

H) Descripción de las características principales del arma (Pavonado, cachas, leyendas, miras, etc.).

I) Estado de conservación y funcionamiento.

Para identificar la marca de un arma desconocida con la cual se haya disparado una bala, hay que tener a la mano una clasificación de las marcas que se encuentran en las distintas balas, estos datos están compilados en un Manual conocido como Código G.R.C. editado por el FBI de los Estados Unidos de Norteamérica.

El código G.R.C. (características generales de rayado) es el compendio general para la identificación de armas de fuego por las características y marcas que dejan en las balas y los casquillos.

Con la identificación de balas, el solicitante de la intervención pericial (Ministerio Público o Juez) obtiene no sólo su identidad junto con la del arma de que procede, sino también el conocimiento completo de las marcas producidas en ella por el interior del cañón (ánima) de ésta , datos que la individualizan.

Sirve al Ministerio Público o Juez el saber que la anchura, la profundidad, el paso de las estrías, las ralladuras de éstas, así como otras peculiaridades debidas al material defectuoso, el desgaste natural y a melladuras accidentales, individualizan el interior del cañón de un arma y hacen posible la identificación de la bala que ha pasado a través de él.

En una bala encontramos todas las peculiaridades del ánima del cañón correspondiente. En términos generales, es útil comparar las balas "problema" (que se pintan con color rojo) con balas "testigo" (que se pintan con color amarillo), las cuales son obtenidas por medio de disparos de prueba efectuados en un cajón recuperador o en un cañón hidráulico; para hacer esto, es recomendable usar la misma clase de cartuchos, y si es posible, el mismo tipo y modelo de arma, lo cual es importante por las variaciones que existen entre las marcas de las armas y los cartuchos.

Quienes tengan que hacer investigaciones de este tipo, deberán observar un manejo adecuado de las balas "problema", de tal manera que no se pierdan detalles en éstas por un mal manejo del equipo.

Antes y después del manejo del indicio(s) siempre deberá garantizarse el debido embalaje y etiquetado para asegurar la cadena de custodia.

Capítulo 9:

 Grafoscopía y documentoscopía

Examen de la escritura insertada (textos manuscritos) en un documento. Disciplina que pretende determinar técnicamente la correspondencia entre los gestos gráficos dubitados con la muestra testigo, es decir, si provienen de un mismo puño y letra.

Toda escritura contiene una serie de constantes gráficas de las cuales el que escribe no puede prescindir enteramente cuando quiere disfrazar su escritura, y que el falsificador no puede reproducir completamente cuando quiere imitar un grafismo.

Se consideran documentos indubitados aquellos cuyo origen no suscita duda alguna con respecto a su autenticidad. Deberán ser escritos originales, espontáneos, abundantes y coetáneos al documento dubitado.

Son documentos dubitados los que se someten a la apreciación y examen de un perito porque se duda de su autenticidad.

Dejando de lado estas anotaciones de detalle, digamos que se puede definir la Grafoscopía en su acepción más amplia o general, como el estudio científico del grafismo o conjunto de conocimientos concernientes a la expresión gráfica escrita.

Expresión gráfica, grafismo y grafía en este contexto, son locuciones sinónimas y de la más amplia extensión.

Son temas tratados dentro de ellas: todo lo relacionado con la escritura.

Ahora bien, importa precisar que la Grafoscopía estudia el signo gráfico concreto en su ser material, una vez plasmado sobre la superficie, y no como simple ente abstracto. El objeto material de la Grafoscopía está constituido pues, por la entidad gráfica inscrita, cualquiera que ella sea.

Al estudio de los fenómenos fisiológicos se le suele denominar Grafofisiología. Afín a esta rama es la denominada grafología médica que más recientemente se viene llamando Grafopatología y consiste en el estudio de aspectos que tienen que ver con algún tipo de enfermedad y que llegan a incidir en la escritura.

Al examen objetivo de la entidad gráfica para señalar sus caracteres específicos, denominarla y clasificarla se le llama Grafoscopía.

Al estudio del grafismo desde el punto de vista de su autenticidad, se le suele denominar Grafoscopía.

La aplicación de los conocimientos generales del grafismo y especialmente relacionados a dar solución de ciertos problemas planteados por la autoridad, específicamente con fines probatorios, se denomina Grafoscopía.

Con frecuencia el dictamen pericial sobre autenticidad o falsedad de una pieza demanda la aplicación combinada de métodos propios de la Documentología y de la Grafoscopía. De ahí la necesidad de que el experto en documentos cuestionados como actualmente se le suele denominar a la materia, se especialice en ambas disciplinas. Una y otra, sin embargo, con todo y ser complementarias, conservan su autonomía y disponen de sus propios métodos y procedimientos de examen.

Documentoscopía.

La Documentología que algunos propusieron denominar Documentoscopía es, pues, el estudio integral del documento moderno desde el punto de vista de su autenticidad o alteración. A la Documentoscopía le interesa el documento en su materialidad, en su entidad físico-química: papel, instrumento escritor, tinta, etc. y también en todo lo que pueda en un momento dado servir de base a la verificación de su carácter genuino: procesos de fabricación del papel, tintas empleadas, sistemas de impresión, etc.

Estudia, analiza e investiga, mediante metodología e instrumental adecuado, todo tipo de documentos para determinar su autenticidad o falsedad, en cuyo caso averigua en qué consiste ésta, así como las alteraciones y manipulaciones sufridas.

Las denominadas artes gráficas dentro de las cuales cabe incluir desde luego, el dibujo no son disciplinas que tengan por objeto el estudio de la entidad gráfica desde un ángulo de mira en particular sino, más bien, un grupo de heterogéneas especialidades que formulan una serie de reglas para la elaboración y reproducción de grafismos. No hay duda de que al experto en documentos interesan todas estas normas, más que para ponerlas en práctica, para conocer aspectos que sin ellas no estaría en capacidad de comprender, relativos a la génesis y modo específico de ser de los correspondientes signos. Las artes gráficas no constituyen, pues, disciplinas grafoscópicas sino especialidades afines, cuyo conocimiento ayuda enormemente al grafóscopo en su labor.

La Documentoscopía estudia pues la naturaleza del documento y las formas de alteración.

Los documentos son registros gráficos que contienen la información para conocimiento general o particular. Están constituidos por una base o soporte donde está incluido el texto, impresión, firma, fecha, sellos, logotipos y elementos de seguridad. La base o receptor puede ser o no de papel, por consiguiente todo lo que nos transmita una información susceptible de ser interpretada será documento. En sentido amplio cualquier cosa puede llegar a ser documento; una construcción un monumento, una piedra, etc.

Los documentos son objeto de innumerables e ingeniosas modalidades de fraude que desvirtúan la verdad de los hechos, esto se debe al desconocimiento de sus partes y de los requisitos de los mismos.

1 El texto es la parte que transmite la información, puede ser manuscrito (tipográfica o cursiva) o mecanografiado.

2 La firma es el signo gráfico que identifica a su titular. Potencializa el texto, le da valor. Relaciona al titular con el texto. Un escrito sin firma carece de valor y se conoce como anónimo.

3 El receptor suele ser una hoja de papel.

En un documento se consideran, para su estudio:

- La tinta, en sus diversas clases.

- El tiempo, como elemento subjetivo e intangible, muy difícil de valorar, es también el menos conocido porque no es visible y deja muy pocas trazas sobre el documento. En general el texto, firma, tinta y receptor tienen que estar relacionados con la fecha de producción del documento.

- Los mecanismos de alteración de documentos: borradura, raspadura, lavado, adición y falsificación.

El descubrimiento del fraude documental, la indagación pericial de su autor o autores y el estudio científico, en general, de documentos y escrituras, son tareas cuya realización no puede realizarse "a ojo de buen cubero". El experto en documentos está obligado en cada caso a apreciar los diferentes fenómenos a través de la vía perceptiva adecuada, aprovechando para ello los recursos e instrumentos que le brinda la técnica moderna.

El conocimiento del instrumental y de las técnicas especializadas de análisis, no sólo debe ser importante para el perito en documentos cuestionados quien, por supuesto, debe conocer sus principios y aplicaciones específicas y dominar los detalles de su manejo sino también, en ciertos aspectos generales, para el profesional del derecho y para las personas que tienen que ver con este medio de prueba, tanto en su nacimiento como en su desarrollo y posterior valoración.

Saber cuándo y cómo decretar un examen pericial documentoscópico y en qué forma debe manipularse y remitir al laboratorio forense los documentos del caso, son apenas algunos de los tópicos que el Ministerio Público, Juez y el litigante deben tener como un adecuado conocimiento.

Por razones de orden metodológico es conveniente clasificar en dos grandes grupos los instrumentos empleados en el laboratorio forense para el examen de grafismos y documentos, atendiendo a la naturaleza de los análisis que con ellos se practican y al manejo de las piezas objeto de estudio pericial.

Distinguiremos los exámenes físicos caracterizados por no producir alteración en el material analizado, la mayoría de estos elementos de examen son instrumentos ópticos, algunos de ellos altamente perfeccionados. Los exámenes químicos, son los realizados con agentes específicos que reaccionan con los elementos materiales del documento o que provocan mutaciones irreversibles en el mismo.

Capítulo 10:

 Sistemas de identificación. Dactiloscopía

Medios que se utilizan para registrar y determinar la individualidad de una persona, las disciplinas y técnicas son: Dactiloscopia, Odontología Forense, Antropología, Retrato Hablado, Fotografía Forense, Genética Forense, y Análisis de voz.

Dactiloscopía.

La Dactiloscopía se propone la Identificación de la persona, por medio de las impresiones producidas por las crestas papilares que se encuentran en las yemas de los dedos de las manos. Las huellas dactilares tienen primordial importancia ya que el dibujo papilar es considerado como el medio más seguro de identificación.

Todos los sistemas dactiloscópicos están basados en tres principios:

- Perennidad.

Por encontrarse desde los seis meses de vida intrauterina hasta la putrefacción.

- Inmutabilidad.

Porque no cambian. Si se toma la impresión de todos los dedos de ambas manos de un niño y si volvemos a tomarla en su vejez, observaremos que los dibujos dactilares participan del crecimiento general del individuo pero sin variar en sus características que los individualizan.

Las crestas papilares no pueden modificarse voluntaria ni patológicamente, pues hasta las lesiones, quemaduras y desgastes profesionales e intencionales que sufra una persona, se reproducen completamente siempre que no haya sido destruida profundamente la dermis

- Diversidad de características.

Todos los seres humanos poseen un sistema decadactilar individual y con características únicas. Por la diversidad de formas que tienen estos dibujos papilares, en los que jamás podrán hallarse dos iguales, podemos denominarlos diversiformes, pues aún encontrándose dos o más con mucha semejanza, los puntos característicos que posee cada uno de ellos, hacen imposible tal acontecimiento.

Esta científicamente comprobado que ni cuestión de razas, sexo, gemelismo ni transmisión hereditaria influyen para encontrarse dos huellas iguales

El sistema dactiloscópico empleado en nuestro país es conocido como sistema Vucetich, los tipos fundamentales que maneja son cuatro, representados por la inicial de una parte del nombre correspondiente al tipo, más un número que lo simboliza.

Arco A-1. Se caracteriza porque carece de deltas y sus crestas corren de un lado a otro sin volver sobre sí mismas.

Presilla interna. I-2. Se caracteriza por tener un delta a la derecha del observador; las crestas papilares que forman el núcleo nacen a la izquierda, corren hacia la derecha dando vueltas sobre sí mismas, para salir al mismo lado de partida.

Presilla externa. E-3. Se caracteriza por tener un delta a la izquierda del observador las crestas papilares que forman el núcleo nacen a la derecha y corren hacia la izquierda dando vuelta sobre sí mismas, para salir al mismo lado de partida.

Verticilo, V-4. Se caracteriza porque tiene dos deltas, uno a la derecha y otro a la izquierda, más o menos bien situados; sus núcleos adoptan formas espiroidales destrógiras o sinestrógiras ovoides, círculos concéntricos ovoides concéntricos en S o en Z.

Para clasificar las huellas dactiloscópicas se emplean única y exclusivamente los tipos que se observan. Se emplean números no para indicar un orden a seguir, sino que sirven para clasificar los tipos que se encuentran en los dedos índice, medio, anular y meñique de ambas manos.

Para individualizar un dactilograma se estudian sus puntos característicos, de acuerdo al sistema Vucetich, a saber:

1. Islote. Es una pequeña cresta que no debe exceder de una extensión de 5 veces el grosor de una cresta (2 1/2 milímetros) .

2. Cortada. Es una cresta que nace en uno de los lados y no termina su carrera.

3. Bifurcación. Es una cresta que se divide en dos ramas, adoptando las dos ramas que se abren en forma arqueada.

4. Horquilla. Es una cresta que se abre en dos, dando lugar a la formación de un ángulo.

5. Encierro, Este se forma por una cresta que se bifurca y que después se encierra, dando lugar a la formación de una elipse o de un círculo.

El Código Internacional de Identificación, establece: Al compararse dos dactilogramas deben concordar cuando menos de 12 a 15 puntos característicos, en número, forma, situación y relación entre sí, para que exista identidad entre los dos dactilogramas.

Edmond Locard opina que cuando un núcleo de un dactilograma es de tal manera característico, se puede dictaminar con 5 ó 6 puntos.

En México el estándar para determinar que existe identidad entre dos dactilogramas es de 12 puntos característicos.

La individual dactiloscópica es la fórmula que se obtiene mediante la clasificación de los dactilogramas que corresponden a cada uno de los dedos de las manos de un individuo, y que se expresa en forma de quebrado.

La fórmula aislada de la mano derecha y que corresponde al numerador, se denomina serie.

La fórmula aislada de la mano izquierda, que corresponde al denominador, se conoce como sección.

En ésta formula se registran las anomalías dactilares que son las únicas causas por las que varía la clasificación de un dactilograma con relación a los tipos fundamentales del sistema Vucetich.

 

Cuando un dibujo dactilar tiene cicatrices profundas, las que han deformado el dactilograma y no es posible clasificarlo, en el casillero que le corresponde se pondrá una X.

Cuando faltan uno o más dedos por amputación, debe anotarse en el casillero que le corresponde un "0".

Se anotará anquilosis cuando existe la privación de movimientos de las articulaciones de los dedos; polidactília cuando un individuo tiene más dedos de los normales y sindactília en el caso de que dos dedos estén pegados.

La creación de archivos de tarjetas nominales o fichas decadactilares, tiene dos funciones principales:

1.- Asociar a un individuo que haya cometido un ilícito con las huellas contenidas en el archivo.

2.- Proporcionar una referencia contra la cual se confronte una huella latente dejada en el lugar de los hechos.

Los métodos manuales de cotejo de huellas dactilares son extremadamente lentos. El proceso de búsqueda y cotejo (confronta), de huellas latentes recibidas en un año, por ejemplo, con miles de fichas decadactilares archivadas es una tarea difícil, tardada y costosa, de ahí la necesidad de encontrar una solución que trabaje a mayor velocidad, sea confiable y permita al perito tomar la decisión que corresponda en unos cuantos minutos.

Capítulo 11:

 El AFIS

La tecnología ha desarrollado a través, de la informática los sistemas automatizados de identificación de huellas dactilares (AFIS), que basados en las técnicas más avanzadas de la aplicación de las ciencias computacionales puedan llevar a cabo en unos minutos la función de búsqueda y confronta, tanto, de huellas de fichas decadactilares como de huellas latentes que requerirían días en caso de emplear el método normal.

Un sistema AFIS, consiste en convertir los archivos de papel existentes, en archivos magnéticos, sin importar el sistema dactilar en que estén clasificadas las huellas dactilares. Se realiza a través de un procedimiento de foto detectores o bien, uno de digitalización de imágenes (escáner), que lee directamente la información exhibida en las fichas decadactilares, a este proceso se le denomina conversión.

La información de cada huella dactilar, se codifica digitalmente por una computadora de alta velocidad, para facilitar su procesamiento. Esto hace que los sistemas AFIS, sean altamente eficaces y fáciles de operar.

A cada huella dactilar, se le determina automáticamente el número de las minucias o puntos característicos (bifurcación y cortada). Para su análisis, los sistemas AFIS, consideran el número de minucias de acuerdo al sistema crestal (basilar, nuclear y que corresponde en el dactilograma.

Los sistemas AFIS, ofrecen grandes ventajas como son: la discriminación, es decir se puede seleccionar con gran precisión a unos cuantos, candidatos, entre un voluminoso archivo de huellas dactilares; identificar, tanto huellas latentes como fichas decadactilares; almacenar información como: nombre, edad, sexo y fecha de nacimiento; puede integrarse información complementaria como: el tipo de delito, lugar del ilícito, etc. Otra gran ventaja es la velocidad.

Tiene la capacidad de realizar "búsquedas en automático", es decir, lleva a cabo búsquedas y cotejos sin necesidad de contar con una lista de sospechosos.

Los sistemas AFIS, tienen la posibilidad de operar en forma independiente o bien formando parte de una red, ya que pueden ser totalmente autónomos. Una de sus características más importantes consiste en poder integrarse a otras terminales o bases de datos, tanto remotas, como locales para abarcar áreas geográficas más extensas.

Las principales características técnicas de un sistema AFIS, son:

1.- Conversión rápida y automática de las huellas dactilares en información digital.

2.- Codificación de huellas latentes o decadactilares de baja calidad con capacidad auxiliar para darles un tratamiento que mejore dicha calidad.

3.- Edición manual de fichas decadactilares de baja calidad codificadas automáticamente.

4.- Consulta mediante el teclado de números de control de proceso (NCP).

5.- Almacenamiento de datos para el proceso de búsqueda y confronta

6.- Búsqueda automática de candidatos de acuerdo con su clasificación y datos descriptivos personales (DDP).

7.- Lista de candidatos buscados en orden decreciente de probabilidad de confronta.

El sistema automático de identificación de huellas dactilares, presenta posibilidades de obtener resultados precisos, a partir de un mínimo de información: permite el cotejo de una huella latente, con una tarjeta de diez huellas dactilares; de una huella latente con otra latente; una tarjeta de diez huellas dactilares con otra tarjeta decadactilar; de una tarjeta de diez huellas dactilares, con una huella latente; tiene a posibilidad de realizar cotejos sin disponer de información sobre el núcleo o el delta de la figura dactilar; no requiere determinada alineación o posicionamiento de la huella latente y permite mejorar la calidad de la imagen.

El perito dactiloscopista debe realizar la búsqueda de huellas en el lugar de los hechos siendo lo más recomendable que éste no haya sido alterado, aunque, aún habiendo sido modificado existe la posibilidad de que se encontrara algún elemento dactilar susceptible de estudio, una vez que se hayan descartado los moradores del lugar y todo aquel que haya mantenido contacto con el mismo, y que se tenga registro de tal hecho.

La búsqueda se hará de forma metódica, completa y sistemática, no omitiendo ningún sitio en el que exista la posibilidad de encontrar algún elemento de estudio, debido a la probabilidad de contacto con el mismo de quien o quienes pudieron haber participado en el hecho.

Se llaman impresiones digitales latentes aquéllas que voluntaria o involuntariamente se dejan estampadas al tocar un objeto; éstas pueden ser visibles o no, positivas o negativas; las huellas positivas son aquellas producidas por los dedos impregnados de una materia colorante (visibles) o por el sudor (invisibles), mientras que las negativas son las impresiones en una sustancia plástica (cera, mastique, etc.).

Se llaman huellas latentes los vestigios ocultos que dejan los pulpejos de los dedos, las palmas de las manos y las plantas de los pies sobre cualquier objeto pulido con que se tenga contacto o con el simple roce de los mismos. Esas huellas invisibles las producen los depósitos de sustancias incoloras de grasa y sudor que generalmente cubren la epidermis de los dedos.

La evidencia de huellas dactilares dejadas casualmente sobre cualquier superficie pulimentada se divide en tres clases:

a) Las huellas digitales moldeadas son aquellas que se producen por el simple contacto sobre superficies blandas o flexibles quedando impresas legiblemente. Estas superficies blandas pueden ser: mastique, cera o parafina, jabón, mantequilla, etc. Generalmente en esta clase de huellas no se puede emplear el revelador, sólo se podrán tomar fotografías.

b) Las huellas dactilares visibles son las que los delincuentes dejan en el lugar del hecho, éstas pueden estar impregnadas de una sustancia colorante como sangre, pintura o polvo mezclado con sudor. Por lo regular, los delincuentes se ensucian las manos, al meterse a la casa-habitación dejan un sedimento de esta mugre en los marcos de puertas y ventanas. De manera semejante un homicida puede mancharse de sangre los dedos en el curso de una lucha y dejar huellas digitales visibles en los objetos que vaya tocando. Estas huellas digitales visibles serán captadas por medio de fotografías.

c) Las huellas dactilares Latentes son aparentemente invisibles, pero con iluminación indirecta se pueden apreciar mejor, más no lo suficiente como para poder estudiarlas, por lo que deben ser sometidas a la acción de reactivos que las harán surgir de inmediato. Estas huellas pueden encontrarse en los objetos lisos, tales como: vidrios, platos, vasos, botellas, espejos, porcelana, cajas de caudales, muebles de madera barnizados, armas, cofres y muchos otros objetos pulimentados.

En lugares y objetos donde la superficie es áspera, porosa o absorbente, esta clase de huellas latentes pueden revelarse por medio de polvos finos, pero existe el inconveniente de que manchan el fondo; para lograr buenos resultados es conveniente utilizar nitrato de plata, yodo metálico y otros reactivos químicos. Utilizando este método se ha logrado revelar huellas latentes en objetos de madera sin pintar, tales como: cajas, barriles, escaleras, mangos de martillos y hachas, etc. También en objetos de papel como: cartas, cheques, cajas de cartón y otros objetos semejantes a los anteriores. También se ha logrado revelar huellas en camisas, cuellos, pañuelos, sábanas y demás objetos similares.

En toda investigación es de vital importancia la búsqueda, revelado y fotografía de impresiones dactilares latentes, ya que éstas demuestran la presencia de un individuo en el lugar de los hechos, o haber tenido en sus manos un objeto determinado, motivo por el cual es importante que ninguna persona manipule los objetos en el lugar de los hechos, si no es el especialista, quien deberá hacer uso de guantes y manipulaciones adecuadas para no borrar o dejar huellas en los mismos.

 

De entre todos los métodos de identificación, la Dactiloscopía ha demostrado ser factible e infalible. Su superioridad sobre los métodos del pasado, tales como marcas, tatuajes o cicatrices, ropas distintivas, fotografías o la antropometría ha sido demostrada y comprobada en innumerables ocasiones y hasta la fecha, no se tiene dato o registro de haber encontrado a dos personas con características dactilares idénticas.

Capítulo 12:

 Odontología forense

La odontología forense tiene como sinónimos los de estomatología forense, estomatología legal y odontología legal.

Es preciso aclarar los términos que en esta materia se emplean, es decir, se entiende por odontología el estudio de los órganos dentarios, por estomatología el estudio de la cavidad bucal (tejidos y órganos duros y blandos) y por forense al odontólogo oficialmente adscrito a un juzgado de instrucción, y por cuanto a la referencia del término legal ha de entenderse como lo perteneciente o relativo a lo forense.

Es la rama de la Medicina Forense que consiste en el estudio de las características y arreglos dentales, con el apoyo de la elaboración de moldes y fórmulas dentarias, a efecto de hacer comparaciones formales con fichas odontológicas testigos y establecer la identidad de las personas o restos humanos.

La identificación de cadáveres severamente mutilados o carbonizados o víctimas halladas en estado de putrefacción avanzada, mutilación, carbonización o reducción esquelética requiere la aplicación de técnicas odontológicas, que mediante el estudio de los dientes y las restauraciones dentales, busca su identificación.

En el caso de desastres aéreos, ferroviarios y terrestres este estudio es factible debido a la resistencia de los dientes a la destrucción y a la frecuencia de restauraciones dentales en la población, por lo que suelen existir registros previos; las conclusiones que en esta materia se emiten, se sustentan en la coincidencia de los datos antemortem y postmortem. Estos datos son proporcionados principalmente por registros dentales como el odontograma, radiografías dentales, modelos de estudio y fotografías intra y extraorales que generalmente son proporcionados por los familiares de la víctima.

La intervención del perito en materia de Odontología Forense se puede requerir para indagar sobre ciertas técnicas de cirugía bucal; o bien conocer cuáles son las técnicas de alineamiento dental por métodos ortodónticos o bien ortopédicos buco dentales; o aplicar la traumatología forense para clasificación dental; o las bases de la fotografía clínica en una investigación de huellas de mordedura humana relacionadas con un delito; el aporte para quien requiere de esta disciplina puede ser bibliográfico, estadístico, clínico, instrumental, en el consultorio dental, en el laboratorio de prótesis o en el especializado de Criminalística.

En conjunto con la Criminalistica, la estomatología forense, ayuda a determinar sexo, edad y grupo racial. Como disciplina orientadora puede ayudar a establecer ocupación, situación socioeconómica y lugar de origen.

Antropología Forense.

Es el estudio de las características somáticas, osteológicas y antropométricas para individualizar e identificar a los individuos involucrados en casos médico-legales, especialmente en los cuales la víctima o víctimas son halladas en estado de putrefacción avanzada, mutilación, carbonización o reducción esquelética.

Con base en el estudio de restos óseos, el Antropólogo Forense puede identificar el sexo, estimar la edad, determinar la estatura, la afinidad racial y características propias de cada individuo (señas particulares), lo que va a conformar su identidad.

Por lo tanto, cuando se trata de identificar un cadáver, como primer paso en su intervención, el antropólogo realiza un estudio consistente en:

- Lateralización (identificación de piezas, sólo en restos óseos).

- Reconocimiento externo para la búsqueda de señas particulares (fracturas, intervenciones quirúrgicas, deformaciones óseas congénitas, etc.)

- Estudio dental (aplicando técnicas similares a las empleadas en odontología).

- Identificación de sexo.

- Estimación de la edad.

- Determinación de la estatura.

En muchos casos, este estudio antropológico forense ha permitido identificar al sujeto problema, comparando los datos obtenidos de los restos óseos con los aportados por los familiares (cabellos en peines, fotografías, etc.) o de personas ajenas (el odontólogo tratante, estudios médicos, quirúrgicos en posesión de ellos). Sin embargo también en muchos otros, es necesario aplicar otras técnicas sobre todo cuando los restos óseos que se están estudiando no son suficientes o no aportan datos concluyentes.

En estos casos, es necesario ir más allá en la búsqueda de características útiles que permitan identificar al sujeto problema, es entonces que se recurre a ciertas técnicas llamadas auxiliares de Identificación.

Actualmente se manejan diferentes técnicas que permiten individualizar y/o identificar un cadáver con toda certeza. Cabe señalar que no existen reglas que indiquen en qué casos utilizarlas y en cuáles no, ya que depende del tipo de cadáver o restos óseos con los que se esté trabajando, de la información antemortem con la que se cuente, de los recursos de laboratorio y del tipo de hecho que se trate. El tiempo disponible para emitir un dictamen es un factor que debe tomarse en cuenta, es innecesario por lo tanto, practicar una técnica de identificación demasiado elaborada cuando existen otros elementos que llevan a obtener la misma conclusión en un tiempo menor y con la misma certeza. Es por eso que el perito en identificación debe tener el criterio adecuado para determinar si se realiza o no y sólo una vez que se hayan agotado otras técnicas convencionales.

Las técnicas más utilizadas las veremos en el siguiente capítulo.

Capítulo 13:

 Reconstrucción facial en sus modalidades

- Reconstrucción Escultórica Facial.

Se basa en la profundidad de tejido blando que existe en la región facial tomando en cuenta 16 puntos; 7 sobre la línea sagital y 9 pares en norma lateral. Es importante contar con un cráneo que tenga mandíbula, ya que ésta representa aproximadamente el 40% del rostro y tomando en cuenta que se obtiene con esta técnica una aproximación del 80% al rostro real.

- Cráneo Retrato.

Consiste en una reconstrucción gráfica del rostro a partir del contorno craneal. Se requiere de un diptógrafo, aparato que se emplea para trazar dibujos de contorno y de relieve de todas las normas de un cráneo. Va ligado a la reconstrucción escultórica, se recomienda que se practique antes del trabajo escultórico, ya que es una guía muy importante.

- Reconstrucción Plástica Facial.

Consiste en reacomodar las estructuras óseas que se encuentren fracturadas y pegarlas. Es necesario realizar el trabajo lo más pronto posible después de haber ingresado el cadáver al anfiteatro, ya que con el transcurso de las horas los bordes de las heridas se deshidratan y pierden flexibilidad lo que dificulta en gran medida el reacomodo de los colgajos.

Se realiza en cadáveres recientes que se encuentren desfigurados ya sea por heridas por instrumento cortante, por instrumento corto contundente o por traumatismos, incluso cuando presente machacamiento de cráneo, muy comunes en accidentes de tránsito.

Con ésta técnica, es posible reconstruir las facciones de un cadáver de un 90% a un 100% dependiendo de la gravedad de las lesiones, permitiendo después la comparación con fotografías y obtención de media filiación. Esta técnica no deja marcas como lo haría el hilo para sutura, resulta además muy económica debido al bajo costo del pegamento y la facilidad para obtenerlo, el tiempo de elaboración, dependiendo de que tan lastimado se encuentre el rostro, va de una a cuatro horas.

- Cosmetología Forense.

Consiste en aplicar maquillaje únicamente sobre las lesiones para disimularlas, se recomienda no colocarlo sobre todo el rostro, ya que puede hacer perder la naturalidad y estaríamos modificando sensiblemente la cara lo que podría dificultar su identificación.

Es un complemento de la reconstrucción plástica facial, sin embargo, puede utilizarse para restaurar rostros de cadáveres con excoriaciones o quemaduras superficiales.

Capítulo 14:

 Identificación radiográfica y antropométrica

Las radiografías han representado un importante papel en las ciencias forenses, se pueden establecer identificaciones positivas al comparar radiografías del esqueleto antemortem y postmortem. Como regla se necesitan por lo menos dos radiografías. Utilizando técnicas radiográficas, se pueden realizar identificaciones positivas clasificadas como específicas y científicas.

Los métodos específicos sirven para comparar características encontradas en placas radiográficas tomadas a cadáveres, con otra de alguna otra persona que se le tenga por desaparecida.

El método científico, es una base de datos que contiene la configuración del sistema esquelético que será analizado. Este tipo de estudios se centra en las variaciones de los senos frontales, procesos mastoides y silla turca.

Las radiografías también son de mucha ayuda para determinar si en restos carbonizados existen huesos y si existen placas antemortem, de esta forma es posible identificar a la víctima.

Identificación Antropométrica.

Antropometría es el tratado de las proporciones y medidas del cuerpo humano.

Es la técnica sistematizada de medir y realizar observaciones en el cuerpo humano, en el esqueleto, cráneo y demás órganos, utilizando métodos adecuados y científicos. La amplitud de sus observaciones y medidas está limitada únicamente por la naturaleza de los problemas a los cuales se aplica; en consecuencia, las reglas, divisiones, medidas e índices tienen en todo momento carácter convencional. La Antropometría no es, pues, una ciencia, sino una simple técnica; no debe ser considerada como una finalidad, sino como un medio.

Esta técnica es practicada principalmente para la identificación de personas vivas, cuando existen fotografías del presunto responsable de un ilícito, de algún detenido o persona extraviada o cuando se requiere comparar fotografías de una persona.

Como toda técnica, la Antropometría exige determinadas condiciones:

a) Cada medida debe corresponder a un carácter preciso; ha de seleccionarse con cuidado para que sea capaz de expresar numéricamente y en forma inequívoca una dimensión que tenga positivo interés.

b) Las medidas deben de ser comparables con las tomadas con otros investigadores; es preciso, por tanto, que exista una técnica uniforme, con definición rigurosa de los puntos límites de cada medida, con descripción exacta de la misma y denominación idéntica para cada una.

c) Una buena técnica supone buenos instrumentos, esto es, instrumentos construidos ad hoc.

Se requiere contar con fotografías lo más nítidas posibles, de preferencia en el mismo ángulo en que aparece el sujeto en la fotografía cuestionada. Si se cuenta con el sospechoso, deben de tomársele fotografías en los ángulos requeridos para realizar la confronta.

El primer paso, es la primera observación que consiste en obtener una media filiación del sujeto que aparece en la fotografía cuestionada y del sujeto con el que se va a confrontar. De aquí, se desprenden las primeras consideraciones que indican si se trata o no del mismo sujeto.

El segundo paso, consiste en comparar estructuras características a detalle, por ejemplo: implantación del pelo alrededor de la frente, distancia interparpebral, anchura de las comisuras labiales con relación a la distancia que existe entre los ápices de los globos oculares, tipo de lóbulo en la oreja y señas particulares como arrugas, pliegues cutáneos, etc. Estas son estructuras muy difíciles de reproducir artificialmente y sirven perfectamente para identificar a un individuo.

Capítulo 15:

 Retrato hablado, fotografía y genética

Es una disciplina técnico artística mediante la cual se elabora el retrato o rostro de una persona extraviada o cuya identidad se ignora. Se toman como base los datos fisonómicos aportados por testigos, individuos que conocieron o tuvieron a la vista a quien se describe.

Se basa en la representación visual en forma y volumen de las características propias o particulares de una persona o presunto: obtenidas a partir de una entrevista de investigación.

En los casos de robo de infante, el retrato hablado se ha venido utilizando últimamente para estimar posibles cambios de configuración del menor a través del tiempo. Dicha labor se hace apoyándose con elementos antropométricos, genéticos y médicos para lograr de esta forma ilustrar el envejecimiento.

Las características periciales del retrato hablado son:

a) Necesariamente tienen que realizarse en acción conjunta de un perito y del denunciante.

b) La descripción escrita será interpretada en trazos del dibujante o Perito.

c) El trabajo de entrevista por parte del Perito determina y condiciona el buen resultado del dibujo.

d) El Perito debe ser tan flexible como sea posible.

e) Aproximación de caracteres en la que se apoyan los agentes investigadores para ubicar o reconocer a un presunto delincuente o persona.

f) Enfatizar lo que se refiere a señas particulares.

g) No se debe pasar por alto ningún detalle.

h) La aprobación del denunciante es el fin último del retrato hablado.

Importancia del retrato hablado:

- Evita confusiones y dirige investigaciones.

- Ubica geográficamente.

- Reconstruye, como herramienta de la antropología.

- Proyecta características físicas de orden cronológico.

- Individualiza las características de un sujeto.

Fotografía.

En este renglón, dentro de los sistemas de identificación, se citan los aspectos elementales de la Fotografía que han de tenerse en consideración al momento de la valoración:

a) De persona detenida: de frente, de perfil derecho, de perfil izquierdo, de frente cuerpo completo y de todos los detalles que puedan ser considerados como señas particulares.

b) De cadáveres: encaminada, ya sea a establecer la identidad del sujeto cuando se halla en calidad de desconocido, ya a fijar aspectos de interés criminalístico que contribuyan al esclarecimiento de los hechos.

Por su trascendencia, esta modalidad debe ser llevada a cabo con excesivo cuidado, dada la imposibilidad de repetir el proceso con las condiciones en que se presenta en espacio y tiempo, sobre todo cuando se ha realizado la inhumación. Se aclara que han de incluirse todos los procedimientos y técnicas que han sido detallados para la fotografía como medio de fijación.

Genética.

El ácido desoxirribonucleico (ADN) como medio de Identificación. Las huellas dactilares de ADN o huellas genéticas, derivan de los métodos y técnicas desarrolladas en la Biología Molecular y Genética desde la década de los años 50 del siglo XX. Desde entonces la técnica se ha difundido al mundo mientras se realizan estudios cada vez más completos, así como análisis de su viabilidad, bondades y limitaciones en una investigación Criminalística por parte de las principales organizaciones dedicadas a este tipo de trabajo, entre las que destacan el Federal Bureau of Investigation (FBI -1988), que aún en la actualidad realiza estudios tendientes a unificar criterios y técnicas que hagan posible la recolección, estudio, búsqueda y el cruce automatizado de Información en el ámbito de los Estados Unidos de Norteamérica y mundial. Estableciendo bancos de información similares a los que se tienen con huellas dactilares.

En cuanto a México, en el año de 1990 la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, inicia estudios tendientes a desarrollar y utilizar esta tecnología en una investigación Criminalística. Desde 1991 un grupo de expertos de esa Procuraduría ha participado en cursos de capacitación, especialización y actualización en instituciones de alto nivel académico en el área, tanto nacionales como extranjeras.

Es posible la aplicación de la Genética con fines forenses, debido a una serie de características y cualidades, que en forma concreta son:

1. El ADN, como portador de la información genética, se transmite de padres a hijos de acuerdo con los postulados mendelianos. Por ello en cualquier núcleo celular de cualquier persona la mitad del ADN procede del padre y la otra mitad de la madre.

2. El ADN tiene una gran estabilidad en el medio ambiente, siendo posible aislarlo e identificarlo de células con días, semanas, meses, e incluso años de antigüedad.

3. Por su presencia en todos los núcleos celulares es posible obtener en el lugar en el que ocurrió un hecho delictivo indicios en los que se hallen presentes células que contengan ADN, sobre todo si medió violencia física.

4. Las largas cadenas de ADN, compuestas por decenas de miles de pares de bases, presentan ciertas zonas en que los pares de bases se repiten de una forma secuencial y determinada, específicas en longitud y localización, para cada persona. Por ello el ADN es como una huella dactilar genética específica para cada persona.

Por último, es necesario apuntar que el dominio de esta técnica de la biología molecular y su aplicación en una investigación Criminalística no significa que se trata del recurso decisivo y mágico que consolide el ejercicio de la justicia; es una herramienta con muy alto grado de confiabilidad casi el 100%, que auxilia y guía una investigación.

Hay que recordar que la justicia se tornará más cercana si se estimula el desarrollo de su ejercicio con apoyo en el progreso científico, relacionado sobre todo con las características del indicio criminal, de una buena aplicación de la metodología de investigación Criminalística y de la correcta valoración e interpretación de estos estudios por parte de los agentes del Ministerio Público y Jueces.

Capítulo 16:

 De la serología a la genética

La Serología forense ha sido definida como la ciencia que abarca la identificación y caracterización de la sangre, el semen y otros fluidos del cuerpo, usualmente detectables en forma de manchas secas y a manera de evidencia física.

Dada su naturaleza sustentativa para el proceso, es absolutamente esencial que tanto el Ministerio Público, los Jueces, así como quienes defienden, comprendan por lo menos en términos generales, las capacidades y las limitaciones de la serología forense.

En términos convencionales, la evidencia física en los delitos sexuales está científicamente representada por la presencia de semen y sangre humanos.

Al semen se lo identifica (en manchas secas sometidas a estudio) microscópicamente cuando están presentes proteínas específicas asociadas con el semen humano, conocidas como p30 o antígeno prostático.

Una vez que la presencia de semen ha sido establecida, los extractos de manchas pueden analizarse para detectar la presencia o ausencia de sustancias que permitan determinar el grupo de sangre.

En casos de manchas secas de sangre humana, se intentará establecer su grupo, luego de ello, mediante electroforesis se determinarán tantos tipos de proteínas de origen genético como sea posible.

Para efectos de comparación, debe contarse con muestras de sangre y saliva de la víctima y del sospechoso.

Una vez reunida toda la información, el examinador estará en condiciones de hacer sus conclusiones.

La serología forense es una ciencia de comparación; si toda la información recabada del análisis de las muestras cuestionadas pertenecen al mismo grupo sanguíneo a la obtenida de las muestras de sangre y saliva del sospechoso, entonces el experto podrá determinar que el sospechoso es una posible fuente de la mancha de sangre o semen depositado.

Como se habrá observado, con el empleo de la serología, el Perito está en posibilidades de determinar únicamente que el imputado es un posible depositante del fluido corporal. Ello es debido a que otros individuos de la población en general pueden compartir el mismo tipo de sangre (ABO), condición secretora y perfil enzimático.

Así, la implementación de los ensayos de ADN en las muestras ha perfeccionado el grado de certeza, permitiendo abandonar el dicho de que "el imputado es un posible depositante del fluido corporal" pasando a la identificación plena.

Puesto que el ácido desoxirribonucleico (ADN) es una sustancia orgánica que se encuentra principalmente en los cromosomas, dentro del núcleo de cada célula, puede desarrollarse un perfil de ADN a partir de manchas secas de sangre y semen o de cualquier tipo de célula recuperada en el lugar de los hechos.

Las muestras obtenidas en el lugar de los hechos se comparan en lo que hace al ADN, con las de la víctima y el sospechoso. Aun y cuando los análisis de ADN pueden consumir más tiempo y ser más tediosos e intensivos que los métodos serológicos tradicionales, los resultados son más significantes e informativos, llevándonos hasta la identificación de un individuo en particular.

Por otro lado, existe la posibilidad teórica y práctica de emplear para fines de identificación, la recuperación de material genético (ADN mitocondrial "mt") en restos óseos y piezas dentarias.

 

Con el desarrollo de la técnica de replicación in vitro de ADN conocida como reacción en cadena de polimerasa (PCR), la cual permite, a partir de unas pocas moléculas de ADN, incluso afectadas extremadamente por exposición ambiental, replicarlas fielmente en el tubo de ensayo, facilitando así la obtención de secuencias informativas. Desde sus inicios ha mostrado ser una técnica muy útil para la identificación forense, ya que no requiere una cantidad muy amplia de muestra, siendo posible que de una sola gota de sangre seca, un cabello o una muestra de saliva, se pueda obtener la muestra de DNA necesario para ser amplificada, y posteriormente al ser tipificada pueda darnos la huella genética propia del individuo en cuestión.

Estos hallazgos han abierto nuevas oportunidades de interacción entre la biología molecular y las ciencias forenses ya que puede pensarse en la creación de bancos de datos genéticos poblacionales, los que permitirán establecer identificaciones con alto grado de confiabilidad por la posibilidad de identificar a un individuo por sus características genéticas, se ha ampliado hasta un nivel en el que es prácticamente imposible encontrar otro individuo idéntico (excepto gemelos idénticos).

Dependiendo del equipo utilizado se obtiene el grado de certeza que va desde una taza de error de uno en cinco mil hasta uno en doce mil millones, y actualmente se están desarrollando nuevos equipos con un poder de discriminación mayor.

Resumiendo, la identificación precisa de individuos es posible llevarla a cabo con una certeza mayor al 99.9%, y utilizar esta como evidencia en casos forenses.

Capítulo 17:

 Análisis de voz

Como método de identificación humana, desde el punto de vista de las Ciencias Forenses, su aplicación, con fines legales, cumple sin duda con el propósito de demostrar la identidad de una persona.

El análisis de la voz, es otro de los métodos que se utilizan para lograr la identificación de una persona, en casos o situaciones como: secuestros, sobornos, chantajes, amenazas, etc.

La emisión de la voz es un fenómeno de enorme variabilidad. Aparte de las considerables diferencias existentes entre una persona y otra, en un mismo individuo la voz adopta múltiples aspectos. Una manera de aclarar esta profusión es clasificar las manifestaciones vocales desde 4 puntos de vista, centrados sucesivamente en el instrumento vocal, en la expresividad de la voz, en las circunstancias de su utilización y, por último en la intencionalidad de la persona y en el tipo de acción que de una manera más o menos consciente, emprende vocalmente. Este último punto de vista, que depende de la pragmática, demostrará ser enseguida esencial para comprender la mecánica vocal y su patología.

Deben destacarse que estos 4 puntos de vista en absoluto se excluyen entre sí, por lo que una determinada producción vocal podrá analizarse sucesivamente desde cada uno de ellos.

Según el instrumento.

Las formas de funcionamiento del instrumento vocal, así como sus características individuales, permiten diferenciar entre otras las siguientes categorías de emisiones vocales:

1 Voz hablada, voz cantada, voz gritada.

2 Voz alta ("en voz alta" como suele decirse) y voz baja (voz cuchicheada).

3 Voz de registro agudo y voz de registro grave.

4 Voz femenina, masculina, infantil, senil.

5 Voz de soprano, de bajo, de tenor, de contralto.

6 Voz fuerte, voz débil, voz inspiratoria.

7 Voz clara, velada, sorda, bien timbrada, ronca, etc.

Estas primeras categorías de "tipos de voz" son las que toma en consideración el fisiólogo de la voz, quien intenta clasificar las manifestaciones vocales basándose en datos acústicos que permiten diferenciar auditivamente uno u otro tipo. A su vez se refiere a elementos mecánicos a "qué función" de "qué tipo de órgano" le corresponde una determinada emisión vocal.

Según la expresividad de la voz.

El aspecto expresivo de la voz permite diferenciar otros "tipos de voz" que se entremezclan con los precedentes y que guardan relación con los distintos estados de ánimo susceptibles de adjudicar a la voz una tonalidad afectiva particular. Como ejemplo, podemos citar:

1 Voz suplicante, humilde, tímida, estrangulada, temblorosa.

2 Voz decidida, enérgica, tajante, seca.

3 Voz insinuante, sarcástica, melosa.

4 Voz enfática, falsa, convencional, afectada.

5 Voz cálida, seductora, conmovedora, embrujadora, sexy.

Según las circunstancias en que se utiliza la voz.

Las circunstancias en las que se produce la voz y la función que desempeña el individuo permiten plantear una tercera categoría de ejecuciones vocales, de las que son ejemplo:

1 Voz de hablar en Público y, por oposición, voz conversacional y voz confidencial.

2 Voz del habla espontánea, y, por oposición voz recitativa, voz modulada, voz de lectura en voz alta.

3 Voz al aire libre, voz en el micrófono, voz del comediante, voz del cantante.

Según la intencionalidad de la persona.

De acuerdo con la intencionalidad del sujeto y el tipo de acción que ejecuta expresándose vocalmente permiten diferenciar, por el momento, tres comportamientos vocales muy específicos, que corresponden respectivamente a la voz proyectada o voz directiva, la voz no proyectada o voz de expresión simple y la voz de apremio o voz de insistencia; todos ellos pueden encontrarse más o menos implicados en la vida cotidiana.

1 Voz proyectada o voz directiva. Es por ejemplo: llamar a alguien, ordenar, afirmar, informar, interrogar.

2 Voz no proyectada o voz de expresión simple. Sería por ejemplo: contar lo que acaba de suceder, rememorar un recuerdo, compartir impresiones, hablar solo.

3 Voz de apremio o voz de insistencia. Mensajes de reiteración que poseen un carácter de urgencia.

Análisis de la señal vocal.

Tradicionalmente se han hecho múltiples intentos por analizar todas las características vocales, siendo las principales, a saber:

1 Tono.- se refiere a que tan grave o agudo es un sonido (en física el sonido se identifica con la frecuencia, a mayor frecuencia, más agudo es el tono que se produce y viceversa).

2 Intensidad.- se refiere a lo fuerte o débil que es un sonido (en física el sonido se identifica con la amplitud de la onda sonora, a mayor amplitud, más fuerte es el sonido).

3 Timbre.- se refiere a características agregadas al tono, que brindan a la voz la sensación de ser brillante, áspera, opaca, etcétera. (resulta de la conjunción al tono fundamental de tonos armónicos con éste, generalmente múltiplos, que brindan la característica de individualidad a la voz humana, ya que la combinación de sonidos que conforman el timbre es irreproducible). Corresponde a la calidad de la voz y se aprecia a partir de la frecuencia de los formantes que caracterizan a las vocales y del número y la nitidez de los armónicos presentes en los sonidos estudiados.

1 Débito.- corresponde al número de palabras emitidas por minuto, pero considera también la duración de las palabras y el intervalo de tiempo que las separa.

2 Melodía.- es la variación de la frecuencia en función del tiempo.

Para fines del estudio y comprensión de este apartado es necesario hacer la referencia de otros autores que dan como características de la voz:

1 Tono vocal o altura tonal.- sonido grave o agudo con el cual se emite la voz. Varía según la edad, el sexo, hábitos, enfermedades, etc.

2 Timbre vocal.- sonido complejo propio y característico de cada persona, que distingue una voz de otra, aunque sean emitidas en el mismo tono. Puede ser brillante, rasposo, opaco, velado, etc.

3 Intensidad.- fuerza o debilidad con la cual se emite la voz.

4 Ritmo.- continuidad con la cual se emite la voz. Puede ser continuo, discontinuo, entrecortado, etc.

5 Melodía.- son inflexiones que se dan a la voz, es la entonación congruente con lo que se está diciendo. Puede ser melódica, amelódica, monótona, discordante, etc.

Es prudente mencionar que todas estas características pueden ser modificadas involuntariamente por ejemplo en enfermedades, o voluntariamente con o sin uso de artificios y/o artefactos.

La forma gráfica de representar un sonido se ha definido como espectro. Las características de la voz son representadas por espectros y por lo tanto, éste puede verse dibujado en longitudes de onda más abiertas o más cerradas, o bien, con mayor o menor amplitud.

El material que será objeto de estudio será principalmente el contenido en cintas de audio, e inclusive de video con sonido, que llegarán a manos de nuestros analistas de voz por medio de autoridad administrativa o judicial competente y que posteriori a su análisis constituirán evidencia en algún litigio.

Para el campo del derecho penal, se puede constituir evidencia con grabaciones de audio cassettes para los delitos de injurias, amenazas, soborno, chantaje, secuestro y cualquier otro tipo penal en donde se da testimonio de la declaración de un probable responsable o indiciado.

Es visto que una de las vías de comunicación que emplean los plagiarios en casos de secuestro o rapto es la comunicación telefónica; a través de éste medio se puede capturar la voz del mensajero y conservarla como evidencia para confrontas posteriores.

Resulta de utilidad la formación de una audioteca para compulsa en casos de investigación de secuestros, raptos y otros tipos de delitos en los que concurre el manejo de material propio de estudio con el equipo de análisis de voz.

Existen aparatos que logran cuantificar y analizar tanto el tono como la intensidad de la voz y otros equipos con los que se puede medir los formantes que hacen que se pueda identificar el timbre.

Se puede contar en un primer momento con material previamente grabado que será sometido a estudio para contar con el registro respectivo, y dado el momento procesal oportuno, poderlo compulsar con la toma de muestra que en forma directa al aparato se lleve a cabo del probable responsable.

A través del oído se interpreta la voz de una persona, por el contrario el analizador más sofisticado solo percibe sonidos, lo que hace que el estudio de la voz sea objetivo, es en razón de que los aparatos no interpretan la voz como por ejemplo voz suplicante, amenazante, etc. sino que registran intensidades y frecuencias.

El perfil del perito en este campo de investigación es que debe ser experto en foniatría, en atención a poder determinar el tipo de voz y características antes referidas, así como detectar problemas en el habla y lenguaje; dicho experto deberá apoyarse en un profesional con conocimientos de informática y acústica para el manejo del equipo propio de esta área.

El otro experto que resulta ideal contar con su asistencia es el lingüista que se ocupa de dar las características en las diferentes formas del habla; es decir, resulta en muchas ocasiones que su opinión interpretativa de espectrales ya impresos, es decisiva en el análisis de la voz.

La intervención de estos expertos no necesariamente es colegiada, pueden emitir opinión por separado cuando no existe duda, y su intervención interdisciplinaria se da cuando es necesario una mayor certeza en la interpretación de los espectros.

La estación de trabajo para análisis de voz es hasta el momento el equipo más avanzado, el nuevo DSP Sona-Graph es una estación de trabajo para la captura, procesamiento y despliegue de señales variantes en el tiempo, tales como voz de sonido submarino, de sonidos de animales, sonidos del corazón, ultrasonidos o cualquier señal dinámica en el rango de DC-32KHz. De arquitectura especial, con procesadores múltiples y velocidad de procesamiento de 10 millones de instrucciones por segundo del módulo de procesamiento digital del DSP Sona-Graph que le da la capacidad, simultáneamente de capturar, almacenar en memoria, analizar y desplegar señales en tiempo real. Señales con variación en el tiempo, comparadas con señales continuas que cambian en el tiempo y requieren de un analizador diseñado para estas características dinámicas. El DSP Sona-Graph es una herramienta versátil y poderosa, diseñada para analizar estas señales en el método más revelador posible.

El DSP Sona-Graph combina las características de un espectrógrafo en tiempo real, un analizador de dos canales de alta velocidad y un sistema de captura de datos basado en una computadora. Este equipo produce espectrogramas (historia en el tiempo del espectro), de longitud variable, forma de onda, gráfica de las variaciones en amplitud, análisis y síntesis (para voz), y otras formas de despliegue para análisis de una manera rápida y clara, es decir obtendremos el espectro vocal con lo que se podrán realizar los estudios comparativos, entre el espectro vocal del cassette problema y el espectro vocal del cassette testigo.

Capítulo 18:

 Incendios y explosiones

Esta especialidad como rama de la Criminalística se aboca a la investigación técnica de incendios y explosiones, consistente en la búsqueda de indicios sobre su origen, sus alcances destructivos, la determinación de la existencia o no de la observancia a disposiciones o medidas de seguridad preventivas antes de que se produzca el fuego o la explosión y contramedidas activas a usarse a posteriori; así como de la probabilidad de la participación dolosa en el evento.

Es el estudio de los procesos que produce el fuego en las cosas que no están destinadas a arder, y la determinación de ese fuego; de artefactos y sus componentes químicos que en estado sólido o líquido reaccionan con calor, golpe o fricción produciendo una explosión.

El Departamento de Incendios y Explosiones determina sobre las causas que originan los siniestros ocasionados por fuego y/o explosión, para ello requiere como cualquiera otra de las ramas de la Criminalística que el lugar de los hechos sea preservado, para evitar que de manera accidental o intencional, sean alterados los indicios relativos al hecho que se investiga.

Al momento de la intervención pericial es importante que el experto cuente con la información técnica sobre los equipos, materiales e instalaciones del lugar donde ocurrió el siniestro.

En la búsqueda del indicio en el lugar de los hechos, y una vez establecido con toda precisión el sitio exacto en donde se encuentra el cráter producido por la explosión o la localización del punto de iniciación del incendio, el perito habrá que colectar los indicios tales como materiales fibrosos de celulosa y plásticos, independientemente de sus características físicas de su composición, materiales textiles como son fibras artificiales, algodón y rayón, lana y seda; substancias químicas o metales.

Para la toma de muestras de materiales susceptibles de estudio en laboratorio, las debe tomar el Perito en presencia del Agente del Ministerio Público que este conociendo del caso.

En el documento dictamen el experto deberá destacar conclusiones respecto de:

 

a) Causa del incendio o de la explosión.

b) Extensión afectada o si es explosión el cráter que se produjo.

c) El foco del incendio o el tipo de explosión.

d) Trayectoria del fuego o si fue explosión determinar la extensión afectada.

e) Hacer la clasificación en el grupo de explosivos de las sustancias químicas.

f) Funcionamiento del artefacto, explosivo y/o incendiario.

Capítulo 19:

 Traducción

Esta área lleva a cabo la traducción de documentos escritos, impresos, grabados, depositados en medios magnéticos o insertos, de cualquier otro idioma al Español. Documentos provenientes de actuaciones ministeriales y judiciales, y en procesos de extradición.

Se prefiere el manejo de documentos originales y sólo en caso de que no sea posible, se puede trabajar con fotocopias, las cuales deberán venir completamente legibles, incluyendo números y formas bancarias.

Cuando se trata de documentales insertadas en expedientes, únicamente son necesarias las fojas a traducir, ya que no es necesario conocer el contenido de todo el expediente.

Aunque no es una disciplina de la Criminalística - pues no reúne las características para considerarla como ciencia -, en esta área se requiere que el experto sea traductor y no sólo intérprete, pues la traducción debe ser precisa, literal y sin interpretaciones u opiniones del perito, ya que se trata de conocer lo que el documento original expresa. Debido a los modismos o caló que existen en cada idioma, es probable que el perito haga uso de la interpretación para acoplar únicamente los cambios que se usan para expresarse gramaticalmente de un idioma a otro; no para interpretar el sentido de las frases o la intención de quien las escribió.

El documento que emiten los peritos en materia de traducción no es considerado un dictamen, puesto que solo se trata de una asistencia y su quehacer no sigue los pasos del método científico porque no requiere de hacerlo, no ha lugar a la formulación de planteamiento de problema, hipótesis, diseño metodológico, análisis de los datos y sus resultados y menos aún, se llega a una conclusión. El documento que se expide debe ser considerado como una opinión técnica y no científica.

Capítulo 20:

 Propiedad intelectual e industrial

Comprende dos aspectos: los derechos de autor y la propiedad industrial. Ante los avances tecnológicos en el ámbito mundial, la facilidad de reproducción de las obras crece junto con la necesidad de protección de los derechos de sus autores.

Debido a que la propiedad intelectual e industrial se encuentra estrechamente relacionada con los Tratados Internacionales de los que México es signatario, así como la participación de Organismos Internacionales reconocidos por nuestro país, se hace necesario como herramienta fundamental para el Ministerio Público Federal y como conocimientos agregados para el perito en esta materia, el conocimiento de leyes estrechamente relacionadas con la propiedad intelectual e industrial, tales como: la Ley de Cinematografía, la Ley de Imprenta, la Ley de Fomento y Protección de la Propiedad Industrial y su Reglamento, la Ley Federal de Derechos de Autor y su Reglamento así como los diversos Tratados en los que México es parte.

Las funciones actuales del perito en, esta materia son el auxiliar al Ministerio Público de la Federación, rindiendo opiniones técnicas y no dictámenes, es importante hacer esta distinción pues apegados a Derecho, el organismos que está facultado para emitirlos es el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, actualmente en la Procuraduría General de la República el Ministerio Público de la Federación pasa por alto tal disposición y hace incurrir en el error al área pericial al exigir de esa área que el documento que expidan lleve como título "Dictamen".

Podría ampliarme en este tema, pero no es el objetivo de este trabajo, por lo que sólo me he de limitar a expresar el quehacer del perito en materia de propiedad intelectual e industrial, a saber:

 

1 Análisis comparativo de muestras originales y cuestionadas con el fin de determinar si estas últimas son auténticas.

2 Si una obra literaria es original o si constituye una versión de una obra original. Auxiliándose de especialistas en Filosofía y Letras.

3 Determinar el tipo de obra de que se trata.

4 Mediante el soporte técnico determinar si se trata de una reproducción parcial o total de la obra protegida.

5 Análisis comparativo para determinar si una compilación de datos es similar o idéntica a otra.

6 Con el auxilio de peritos en materia de Informática determinar, sobre autenticidad de programas de computación.

7 Determinar si una obra ha generado regalías para sus autores.

8 Determinar sobre características gráficas de obras consideradas con reserva.

En materia de Propiedad Industrial.

1 Determinar sobre la autenticidad o falsificación de las marcas, con el apoyo de la opinión técnica del área de Documentoscopía.

Cabe destacar que quien suministra el material a estudio es el Ministerio Público de la Federación, por lo que lo que se envía para estudio como material dubitado e indubitado está avalado por esa Representación Social Federal.

Es obligado decir, que en la práctica común, en la gran mayoría de las veces, los peritos no cuentan con el original remitido directamente por el fabricante o titular de los derechos sino que es adquirido por la Representación Social en cualesquier negocio.

Es importante hacer notar que el perito en estas materias de propiedad intelectual e industrial además de los conocimientos jurídicos, debe tener por profesión u oficio el conocimiento en diseño gráfico, diseño industrial, literatura y lenguas, pintura, etc.

El soporte jurídico ha de ser como herramienta de trabajo, más nunca, el perito deberá referirlo en sus opiniones técnicas pues de hacerlo trastocaría la función exclusiva que solo tiene el Ministerio Público de la Federación por disposición de la Ley, pues éste es el órgano técnico encargado de decir el Derecho y de encuadrar en la legislación lo dicho en la opinión técnica del perito y en el dictamen que al respecto emita el I.M.P.I.

Capítulo 21:

 Ingeniería y arquitectura

Esta área está integrada por peritos en materia de Arquitectura, Ingeniería Civil e Ingeniería Topográfica, que intervienen en la realización de dictámenes sobre:

1 Valuación de bienes inmuebles (casas, departamentos, oficinas, escuelas, etc.).

2 Daños causados a inmuebles por colisiones de vehículos automotores, aviones, trenes, barcos, etc.

3 Daños causados por incendio y/o explosión; accidental o intencional.

4 Daños ocasionados por fugas de agua potable, sanitarios o pluviales (filtraciones).

5 Daños debido al incumplimiento de contratos de obra pública, destacándose los avances de obra civil, urbana y arquitectónica, considerando la calidad de los materiales y mano de obra que intervienen en las construcciones.

6 Daños causados por fuerzas de la naturaleza.

7 Estabilidad de las construcciones debido al deterioro por antigüedad y falta de mantenimiento, así como por los daños mencionados anteriormente.

8 En Topografía se interviene en el ámbito de Agronomía, forestal y minas, realizando apeos y deslindes y/o levantamientos topográficos de los previos en conflicto para determinar invasiones de previos federales y para ubicar expropiaciones y resoluciones presidenciales, así como dotación y ampliaciones para núcleos agrarios y ubicación de materiales minerales y vegetales.

9 El Departamento de Ingeniería y Arquitectura aparte de sus funciones periciales realiza proyectos como apoyo técnico gráfico a otros departamentos,

 

Capítulo 22:

 Valuación

Es la disciplina que se ocupa de ponderar los diversos aspectos y características de un determinado objeto, comparando la utilidad y calidad para determinar su valor intrínseco y relativo; estableciendo criterios uniformes para la asignación de un precio o costo.

Existen factores que son determinantes para la valuación de un bien mueble, a modo de ejemplos:

2 Cuando se trate de un automóvil se deberá conocer la marca, modelo, tipo, placas, color, cilindraje, equipo adicional, estado de conservación interno y externo, tipo de transmisión, etc.

3 En equipos eléctricos y electrónicos se señalará la marca, modelo, año de compra, tipo de control, país de fabricación, estado de conservación, etc.

4 Al referirse a joyas deberán mencionarse el tipo de metal, su peso, si kilataje y las piedras con que se elaboró el objeto. Con relación a estas últimas, se tiene que indicar su calidad, color, kilataje, corte, pureza, etc. Además, no hay que olvidar que pueden ser de diseñador o de marca, lo que influye en su valor.

5 Si hablamos de relojes, se deberá conocer la marca, modelo, tipo, metal, antigüedad, funcionamiento, estado en que se encuentra, tipo de extensible, etc.

6 Si hablamos de obras de arte, deberá indicarse si se trata de orfebrería, cristales, porcelanas, marfiles, esculturas, pinturas y muebles.

La factura de un bien mueble es un documento que señala el valor del objeto cuando se adquirió, pero ese precio deberá ajustarse a la fluctuación de la inflación y la devaluación de la moneda. Sin embargo, se debe tomar en cuenta la depreciación por el uso o la reevaluación del bien a través del tiempo, lo que aporta mayores elemento de juicio para el perito valuador.

El área de Valuación atenderá únicamente el valor intrínseco del objeto, no el valor de venta al público. Puesto que en todo comercio existe un riesgo de pérdida, un costo de adquisición y un precio de venta que incluye la ganancia diaria del comerciante o vendedor, operando en consecuencia los comerciantes bajo el concepto de costo-venta-utilidad. Así pues, para ellos habrá más rentabilidad cuanto mayor sea el costo y la venta, siendo necesario para elevar esa rentabilidad cargar al precio del producto, los valores adicionales de riesgo, de pérdida y costo de utilidad, mismos que deben ser desglosados del costo de producción para determinar precisamente el valor intrínseco del objeto, es así que el objetivo del Perito Valuador, es el de asignar un valor a todo tipo de bienes o cosas muebles susceptibles de valorarse y eso representa una suma de dinero.

Para el mejor entendimiento de lo anterior, señalaremos que los peritos valuadores únicamente hacen avalúos de bienes muebles como son automóviles, aparatos eléctricos máquinas de escribir por mencionar algunos.

Hay que tomar en cuenta que existe una gran diversidad de bienes muebles ya que en caso concreto, se le puede presentar al Perito Valuador, desde materia prima hasta maquinaria u objetos altamente sofisticados, así como una gran variedad de bienes de oficina, joyería y otros.

Por lo que es importante conocer qué es la valuación, que significa valorización, es decir la acción que nos permite aplicar o señalar precio a un objeto mueble que este relacionado con hechos delictivos.

Es muy importante resaltar que para darse a la tarea de la apreciación de las características de los bienes, es necesario tenerlos a la vista y así conocer los atributos y particularidades de cada uno.

Asimismo, si se nos anexara la documentación sobre los bienes a valuar como son factura, notas de remisión, tarjetas de control u otras. Se podría desprender el tiempo de adquisición o de venta del artículo, y así estar en condiciones de poder dictaminar más acertadamente y con mayor apego a la realidad.

Como son: croquis, planos, maquetas, abatimientos, etc.

Capítulo 23:

 Química forense

Ciencia encargada de estudiar la composición interna y propiedades de los cuerpos y sus transformaciones. La Química Forense coadyuva en la procuración y administración de justicia a descifrar los tóxicos, químicos u otra clase de substancias encontradas en el cuerpo humano o en decomisos de substancias ilícitas, así como de manchas encontradas en el lugar de los hechos o de hallazgo.

Aporta a la Criminalística el empleo de la Química Analítica, Bioquímica, Química Orgánica e Inorgánica y Microquímica, y en conjunto con la Física se realizan los métodos de cromatografía en papel y de gases. Asimismo, se realizan técnicas electroquímicas, como la electrólisis, la electroforesis, la polarografía y la conductometría.

El laboratorio Químico es un área integrada por profesionales de nivel que se manejan en el campo de las ciencias químicas, biológicas y físicas, aplicándolas al ámbito de la Criminalística, entregando una orientación científica a la investigación.

Puede atender las siguientes solicitudes enviadas por el Ministerio Público Federal:

1 Análisis para la identificación y clasificación de drogas, de acuerdo a los artículos 234 y 239 de la Ley General de Salud:

- Polvos: Cocaína, Heroína, Anfetaminas, Efedrina, Opio, Heroína y derivados Opiáceos, etc.

- Vegetales: Marihuana, Amapola, Peyote, Hongos, etc.

- Líquidos: Medicamentos, inyectables, solventes, etc.

- Productos farmacéuticos: Tabletas, cápsulas, inyectables, jarabes.

1 Determinación de la cantidad de principio activo presente en muestras cuestionadas (cocaína, tabletas psicotrópicas, etc.).

Necesidades: Para brindar un servicio más rápido sin reducir la calidad de los dictámenes, se sugiere que las muestras sujetas a estudio que nunca serán mayor a 0.5 gramos, sean enviadas a la brevedad posible al laboratorio y solo en casos de cantidades mayores a 10.0 Kg., solicitar que los peritos sean trasladados al lugar donde se encuentre la droga para la toma de la muestra correspondiente.

Es conveniente señalar que los peritos, no tienen autorización para el pesaje y transporte de droga pues existe una disposición específica que atribuye esa responsabilidad al Ministerio Público de la Federación.

- Rastreo de drogas en:

1 Transportes: Aeronaves, terrestres como: trailer, servicio público de  pasajeros y particulares, marítimos, etc.

2 Inmuebles: Cuando por disposición y autorización de la autoridad judicial se lleve a cabo un cateo en casa habitación, bodegas, etc.

3 Objetos diversos: Tanques, bolsas, maletas, ropa, etc., casos que resultan excepcionales.

Necesidades: Se sugiere especificar en la petición, el tipo de vehículo, sitio u objetos a ser rastreados, así como citar la ubicación exacta, a fin de trasladarse con el equipo y materiales más adecuados (reactivos) y de preferencia con luz natural.

- Análisis de sustancias precursoras de drogas, conforme a los Artículos 2, 3, 4 y 19 de la Ley Federal para el Control de Precursores Químicos, Productos Químicos Escenciales, y Máquinas para Elaborar Cápsulas, Tabletas y/o Comprimidos; como:

Precursor:   Droga producida:

Efedrina   Metanfetamina

Seudoefedrina  Metanfetamina

Fenil-2-propanona Arifetamina/Metarifetamirla

Isosafrol   MDAIMDMA

Safrol    MDA/MDMA

Piperonal   MDNMDM

Necesidades: Se sugiere que si estas sustancias son encontradas en almacenes, medios de transporte sin que cumplan con la documentación requerida, o en laboratorios clandestinos, se solicite la presencia de un perito químico a fin de que ese experto determine la existencia o no de posibles sustancias precursoras involucradas en el hecho, y así tener un seguimiento para mejores investigaciones posteriores.

Precursor: En este caso, son sustancias que se emplean para la síntesis que se incorpora a la molécula de la droga o sustancia psicotrópica.

Concepto Químico: Son sustancias que al sufrir un tratamiento químico, van a formar parte de la molécula de otra que así se está formando.

- Análisis de metabolitos de drogas de abuso en orina "Antidoping", que consiste en la determinación de metabolitos de Marihuana, Cocaína, Anfetaminas, Opiáceos y Benzodiacepinas.

Necesidades: Preferentemente que las muestras sean tomadas por un perito químico o un médico y en caso de que no se esté en posibilidades de contar con estos especialistas verificar que la muestra en realidad corresponda al indiciado, sea rotulada y refrigerada de inmediato y enviarse al laboratorio, previa fe ministerial.

- Análisis en apoyo al departamento de Criminalística, como por ejemplo:

1 Prueba de Harrison, para determinación de plomo y bario en las manos del probable responsable.

2 Prueba de Walker, para determinación de productos de la deflagración de la pólvora en prendas de vestir, tapicerías, vestiduras de autos, cortinas, etc.

3 En el examen de armas de fuego para determinar la presencia de derivados nitrados como producto de la deflagración de la pólvora.

4 En rastreos hemáticos para determinación del origen de manchas hemáticas si se trata de sangre humana o animal, determinación de grupo sanguíneo. Aunque se espera que este aspecto sea cubierto con mayor exactitud por el área de Genética Forense.

5 Para pruebas comparativas de pelos, fibras, pinturas encontradas en el lugar de los hechos o relacionado con un probable hecho delictivo.

Necesidades: Es recomendable que en el caso de la prueba de Harrison, se ordene de inmediato, como medida preventiva, que el probable responsable no llegue a tener contacto con algún tipo de líquido, no llegue a realizar algún acto de limpieza y evitar que se le haga la toma de huellas dactilares, hasta en tanto no haya intervenido el perito químico, de quien se sugiere solicitar su intervención a la brevedad posible para la toma de las muestras, ya que la confiabilidad de la prueba decrece con respecto al tiempo a partir del momento en que se realizaron los hechos hasta las 12 horas siguientes.

En el caso de estudios comparativos, enviar al laboratorio junto con las muestras problema y las muestras de referencia (testigos), debidamente identificadas.

- En apoyo al Departamento de Propiedad Intelectual.

Llevar a cabo análisis comparativos de productos de marca para determinar si corresponden a un producto original, por ejemplo: vinos, adhesivo de pañales, recubrimientos interiores de latas y productos químicos en general empleados en procesos de fabricación.

Necesidades: Que se proporcione, junto con el producto cuestionado, elementos originales de referencia fedatados o certificados por el Agente del Ministerio Público Federal, así como la formulación del producto cuestionado.

- En delitos del orden Ecológico cuando se da participación al Laboratorio de química se lleva a cabo el análisis de muestras de aguas residuales, para determinar si contienen sustancias ajenas a la naturaleza de la misma que provoquen un impacto ambiental.

1 Análisis de tóxicos en vísceras de animales que han muerto por posible intoxicación.

2 Análisis en residuos tóxicos industriales

Necesidades: El laboratorio de Química Forense requiere el apoyo de instituciones de educación superior o gubernativas en el sector salud que cuentan con especialistas en dichas áreas del conocimiento para el manejo de contenidos tóxicos en animales e industrias.

- En apoyo al Departamento de Incendios y Explosiones, se lleva a cabo el análisis de explosivos en cuanto a sus materias primas.

Necesidades: Dichos estudios se realizan junto con el área de Incendios y Explosivos, recomendándose en este caso que el muestreo sea realizado por los peritos químicos.

- En el análisis de tierras para determinación de propiedades químicas.

Necesidades: Es un estudio físico químico que requiere de 500 a 1000 g. aproximadamente de muestra problema así como de muestra de cotejo, sin poderse cumplir con el objetivo de establecer el tipo de suelo o la región del país a la que corresponde, si no se cuenta con las muestras de comparación.

- Cuando lo peticionado es relacionado con el análisis de alcoholes (alcoholuria) como lo pueden ser bebidas alcohólicas adulterantes con metanol, agua, etc.

- También se puede obtener la determinación de alcohol en orina y sangre (alcoholemia).

Necesidades: Es necesario que las muestras remitidas al laboratorio sean las involucradas en el hecho y a la brevedad posible cuando se trate de muestras biológicas.

- Análisis Toxicológicos.

En sangre, orina y tejido de humano para determinar presencia de drogas o sustancias tóxicas.

Necesidades: Las muestras deberán ser enviadas en frascos perfectamente limpios y cerrados sin adicionarles ninguna sustancia extraña, como anticoagulantes o formol.

- Como apoyo a las funciones ministeriales, se atienden asuntos relacionados con ceremonias de pesaje, muestreo e incineraciones.

Capítulo 24:

 Fotografía forense

Se reconoce a la fotografía el gran apoyo que brinda a la investigación Criminalística, al tener presencia como recurso para obtener la máxima información en el menor tiempo.

Los diferentes fines para los cuales es utilizada la fotografía en los procedimientos penales, pueden resumirse en:

1) Proporcionar un registro de algo que de otro modo sería difícil o imposible de ver por los jueces, como: escenas de hechos violentos como aparecen antes de que se haya tocado nada; vehículos que han entrado en colisión, fotografiados antes de que se haya hecho ninguna reparación; carreteras, edificios y otros lugares que pueden estar a muchos kilómetros del Tribunal; heridas que ya se habrán cicatrizado y no serán visibles cuando se celebre el juicio; Impresiones fotográficas fieles de documentos cuyos originales no sean asequibles. De esta manera se tiene que la fotografía obtenida en el lugar de los hechos, tiene carácter descriptivo.

2) Para presentar los resultados de un experimento o prueba (en muchos casos realizado en el laboratorio), que no es posible demostrar ante el Ministerio Público o el órgano jurisdiccional, por ejemplo, fotomicrografías, fotografías tomadas con fluorescencia ultravioleta, fotografía ilustrando el ensayo o medida; comparaciones fotográficas demostrando la similitud entre huellas de dedos, de pies, de marcas de herramientas marcas de neumáticos, balas disparadas o cápsulas de cartuchos, etcétera.

3) Para mostrar algún detalle que sólo la fotografía puede revelar (fotografías de infrarrojo tomadas con filtros especiales).

La fotografía para ser tomada en consideración por el órgano jurisdiccional, ha de reunir algunos puntos, a saber:

 

- Presentación. No debe existir retoque en los negativos o copias que se utilizan como evidencia. Simplemente se permite un control en las sombras durante el positivado y generalmente es, en verdad, esencial; pero no debe existir punteado, incluso cuando el retocar un punto o dos no falsee la muestra. Es un axioma legal que no solamente se debe hacer justicia, sino que se debe demostrar a la sociedad, a todos, que la justicia se está ejerciendo. De esta forma las fotografías utilizadas como pruebas, no solamente deben estar libres de falseamiento, sino que debe ser evidente que no existe posibilidad de ello.

Esto requiere un trabajo de laboratorio limpio. Pero si, a pesar de ello, el negativo o copia muestran algún defecto, se debe dejar y debe desestimarse o explicarse ante el juzgador si éste lo considera necesario.

- No se trate de poner en su sitio nada que hubiese sido desplazado inadvertidamente. El fotógrafo debe limitarse, simplemente, a registrar en la foto lo que esté por delante de su cámara, y explicar, si es necesario, cualquier discrepancia que pueda haber entre lo que presenta la fotografía y lo que describen los testigos.

- No existe lugar para trucos técnicos ingeniosos en este campo; el mero hecho de que la fotografía se va a utilizar para ilustrar puntos de evidencia, implica la convicción de que la cámara no miente, y por ello todo el trabajo será tan directo como sea posible. Por supuesto, se exceptúan las fotografías obtenidas en condiciones de laboratorio de asuntos normalmente invisibles para el ojo humano.

- No existe un tipo de impresión fotográfica reconocido como patrón para que se constituya en prueba; sin embargo, se ha establecido como política que la fotografía oficial debe estar acompañada de una reglilla métrica y que lleve los datos de identificación del caso, se sugiere que en ese instrumento se cuente con los colores primarios insertados como medida de seguridad de que la fijación no sufrió alteración alguna respecto del color original de los objetos.

- Por otro lado, las impresiones fotográficas se pueden sencillamente montar sobre un soporte ya cartulina u hojas bond, se deben intitular en forma descriptiva y breve. Se pueden positivar una serie de fotografías con un margen ancho a la izquierda numerándola y encuadernándolas con una cubierta ligera, como un libro.

 

- El tamaño de las impresiones fotográficas depende de dos cosas: consideraciones de perspectiva, y el hecho de que serán examinadas a mano. La perspectiva deberá ser todo lo correcta posible cuando se mire la copia a la distancia normal de visión. Las impresiones fotográficas deben tener un tamaño que facilite el tenerlas en la mano. El tamaño que cumple con ambos requisitos es el comprendido entre 12.5 x 10 y 30 x 25 cm.

- El número de impresiones fotográficas que deba producirse depende del criterio del investigador o en función del tipo de investigación y de la etapa procesal que corresponda.

 

- Los títulos deben ser únicamente un resumen de los hechos; nunca debe existir nada que indique conclusiones que apoyen a una u otra parte. En un caso de accidente de circulación puede titularse una fotografía en la forma siguiente:

«Vista de la carretera Cuernavaca - Distrito Federal, tomada desde el punto A (norte), en dirección B (oriente). Sin que se puedan emitir juicios de valoración, como por ejemplo, un título que añadiera: "...Mostrando que B es claramente visible desde el lado correcto de la carretera en A y sin que medie petición o planteamiento de problema que sirva de soporte, sería objetada por la defensa o el probable responsable.

- Con fotografías de un tipo más técnico, como las que se utilizan para comparar huellas digitales, marcas de herramientas, lesiones, etcétera, se permite, y frecuentemente es necesario, indicar los puntos importantes por medio, por ejemplo, de líneas rectas o flechas. Pero si alguna de las líneas oscurece inevitablemente algún detalle, incluso algún detalle innecesario, siempre debe existir una impresión fotográfica sin señales para poder consultarla.

La fotografía forense se ha ido subdividiendo en una amplia gama de técnicas especializadas de acuerdo con las exigencias del caso, la fotografía en sentido amplio, se combina con técnicas especiales, como son: Macro y microfotografía, fotografía con radiaciones invisibles, infrarrojas y ultravioletas; radiografías, etcétera. Todas las modalidades tienen el propósito de complementar de manera gráfica, los informes periciales que se remiten a la autoridad judicial, o a cualquier otra que funde y motive su reclamo.

Las diversas técnicas de la fotografía especializada, se aplican de acuerdo al indicio que se requiere fijar o las características del mismo que se quieran resaltar, a saber:

La fotografía ultravioleta (UV) por reflexión y fluorescencia tiene numerosas aplicaciones. Muchas de éstas no interesan al fotógrafo práctico para su trabajo diario, pero sí al fotógrafo forense, la apariencia de un objeto fotografiado por UV y fluorescencia o por fluorescencia puede ser completamente distinta a la apariencia visible normal. No hay una regla general sobre el método que ha de usarse con un fin particular; si puede verse el detalle que quiere registrarse (en presencia o ausencia de la fluorescencia) podrá usarse el método de fluorescencia; de lo contrario sólo la experiencia puede demostrar cuándo podrá obtenerse la información requerida mediante la fotografía UV.

Algunas de las aplicaciones más comunes de la fotografía UV y de fluorescencia son:

Para examinar documentos falsificados o alterados; la reflexión puede revelar el carácter de la escritura borrada y la fluorescencia puede poner de manifiesto cuando se ha borrado sobre una superficie de papel o señalar la presencia de tintas invisibles, borra tintas químicos, etc. Las huellas digitales sobre fondos borrosos se ponen de manifiesto con toda claridad usando la fluorescencia si se las impregna previamente con un polvo fluorescente, como el antraceno. Los lacres tienen propiedades fluorescentes diferentes, y por medio de la fotografía de fluorescencia puede descubrirse cualquier manipulación en los sellos. Algunas piedras preciosas y semipreciosas pueden diferenciarse de sus imitaciones de pasta y las perlas naturales distinguirse de las artificiales por fluorescencia. Las manchas de líquido seminal y otros fluidos orgánicos dan una fluorescencia fuerte.

 

Por comparación bajo irradiación ultravioleta puede establecerse si se ha quitado el matado de un sello en una estampilla postal y también la autenticidad de la marca al agua. Éstas se falsifican frecuentemente con aceites que pueden dar fluorescencia, mientras que las verdaderas marcas al agua se fotografían normalmente.

Las telas, los colorantes, las manchas y las marcas pueden ser comparadas por fluorescencia. Los adhesivos pueden también compararse y aun identificarse por el mismo método. Ciertos compuestos químicos pueden investigarse e identificarse por sus conocidas emisiones fluorescentes.

El examen de pinturas puede facilitarse con la fotografía ultravioleta, ya que las restauraciones recientes o la adición de pigmentos se revela con toda claridad por el aumento de fluorescencia. En tales casos se confirma casi siempre la evidencia por otros métodos como el análisis químico y la radiografía.

Frecuentemente puede demostrarse la presencia de fluidos orgánicos en los tejidos por un cambio de nivel general de fluorescencia. Todos los fluidos corporales son fluorescentes en alguna medida, y pueden ser detectados mediante su examen a la luz ultravioleta, incluso cuando se dispone de ellos en muy pequeña cantidad.

Los recubrimientos de porcelana y las dentaduras postizas se conocen rápidamente por su falta de fluorescencia, comparadas con los dientes normales.

 

Puede ser necesario completar muchos de estos y otros métodos de análisis U. V. con radiografías, análisis químicos y también fotografía infrarroja y en cualquier caso la interpretación de estos resultados requiere una experiencia especial, ya que representan una versión visible diferente de unos estados invisibles.

Quizás el uso menos obvio de la fotografía U. V. por reflexión es en la reproducción de la textura de una superficie. En general, dentro de la escala espectral desde el infrarrojo hasta el ultravioleta, cuanto más corta es la longitud de onda incidente, tenderá más a reflejarse sobre una superficie pero sin penetración. Así la radiación infrarroja se usa más para revelar los detalles profundos de las superficies en la que puede penetrar, y la UV para registrar los detalles finos de la superficie misma. No obstante, dentro de algunas estructuras puede excitarse una fluorescencia por penetración.

La fotografía Infrarroja en aplicaciones de trabajos forenses, como son, el análisis de escrituras falsificadas en documentos, o alteraciones en pinturas, pueden dar variaciones inesperadas con iluminación reflejada del infrarrojo cercano, y registrarse en emisiones IR normales. Para estudiar grabados internos en pinturas al óleo, en algunos casos, barnices envejecidos por los años, borraduras de tintas, o manchas, son penetrados por las radiaciones del IR cercano. Los procedimientos de grabado por sensibilidad de los documentos al calor, o los tubos de conversión de imagen IR, son adecuados para una evaluación rápida de este tipo de asuntos.

Se emplea también el infrarrojo en la fotografía de documentos carbonizados para la detección de partículas desgastadas por el uso mecánico (los materiales tipográficos).

La luminiscencia infrarroja se ha comprobado que es de valor en la diferenciación de tintas y pigmentos.

La fotografía ultravioleta directamente puede ser útil en el estudio de documentos y pinturas falsificados. Las pinceladas sobrepuestas, o tintas insertadas en un documento, aparecen como de origen diferente, revelándose asimismo áreas borradas químicamente. No obstante, la exposición excesivamente prolongada al ultravioleta ocasiona la decoloración de muchos pigmentos, por lo que existe el riesgo de que las obras de arte resulten irreparablemente dañadas.

 

Es recomendable que el perito elabore, aún y cuando no sea requerido, un registro detallado de las condiciones técnicas, y características bajo las que fue elaborado el informe fotográfico, pues es posible que la autoridad que conozca formule petición solicitando aclarar dudas o demostrar la veracidad de que la fijación fue apegada a los hechos que se investigan, para lo que se recomienda se incluyan como mínimo de contenido los datos siguientes:

1 Ubicación del lugar de los hechos.

2 Tipo de cámara empleada en la fijación.

3 Película fotográfica empleada (ISO).

4 Fecha de la fijación.

5 Número de rollo de la fijación.

6 Averiguación Previa/Causa Penal/Partida/Expediente.

7 Tipo de diligencia en que se lleva a cabo la fijación.

8 Forma de marcado del rollo y de los negativos.

9 Nombre del Perito Fotógrafo.

10 Número de toma.

11 Descripción de la toma.

12 Diafragma y velocidad de la toma.

13 Objetivo utilizado (lente).

14 Distancia y orientación de la toma.

15 Observaciones de la toma.

Para efectos procesales, la fotografía forense se torna auxiliar de la Criminalística, en los aspectos siguientes:

a) Obtención de reseña de identificación de persona. Se debe verificar, de manera inicial, si el sujeto a quien se debe practicar, posee una reseña anterior, buscando para ello en el archivo alfabético. Los supuestos que pueden validarse son: que no exista reseña anterior, procediéndose a su obtención a la brevedad; que exista reseña anterior con diferencia de lapso no superior a los cinco años, ante lo cual, se envía el antecedente; salvo excepciones que indiquen la necesidad de repetir el proceso, como lo pueden ser cambios en la fisonomía e integridad del sujeto, calvicie, cicatrices, amputaciones, etc.; que la reseña existente tenga una antigüedad de más de cinco años, en cuyo caso deberá repetirse. Puede existir una variante consistente en que los datos de identificación contengan otro nombre, lo cual dará informes de no-existencia de antecedentes dentro del archivo alfabético; obviamente se procederá a la reseña, aún cuando posteriormente se ubique el duplicado. El doble registro no significa que se elimine uno de ellos y se incorpore el otro, pues ello acarrearía inconvenientes en la seriación numérica de los casos y sujetos reseñados, lo que debe hacerse es incluir en el sector de observaciones de la tarjeta, el número del otro registro.

b) Reseña fotográfica de cadáveres. Este tipo de fijación esta encaminada, ya sea a establecer la identidad del sujeto cuando se halla en calidad de desconocido ya a fijar aspectos de interés Criminalístico que contribuyan al esclarecimiento de los hechos. Por su trascendencia, esta modalidad debe ser llevada a cabo con excesivo cuidado, dada la imposibilidad de repetir el proceso con las condiciones en que se presenta en espacio y tiempo, sobre todo cuando se ha realizado la inhumación.

c) Fotografía en diligencia de Inspección Ocular. La participación en este tipo de tareas, exige fotografías desde distintos ángulos de visión. Dada la diversidad de condiciones y sitios que se inspeccionan no existen reglas generales para la participación del fotógrafo, sin embargo, su labor deberá comprender los aspectos técnicos propios de su materia, y fijar los aspectos que particularmente, por dirección del Criminalista le sean indicados.

No está de más señalar que la fotografía con color permite captar una parte de la realidad externa con mayor realismo y consecuentemente con mayor objetividad que la de blanco y negro, pues los detalles sobre presunción relacionada con la naturaleza de líquidos, manchas, marcas, etc., pueden quedar mejor definidos y servir de guía cuando el estudio al que sea sometida resulte el adecuado. Además de las generalidades referidas, existen casos en que la fotografía deberá atender a particularidades que se dan de acuerdo al caso especifico.

Capítulo 25:

 Hechos de tránsito terrestre

Es la parte de la Criminalística que se ocupa de la investigación técnico científica de los hechos de tránsito terrestre. Estudia la dinámica, condiciones y circunstancias que determinan un hecho de tránsito terrestre.

Utiliza fundamentalmente los conocimientos físico matemáticos, en los siniestros o accidentes provocados por vehículos automotores, así como las consecuencias y responsabilidades en la que incurren las personas involucradas.

El perito en hechos de tránsito interviene cuando se trata de eventos tales como: Colisión de vehículos contra un objeto fijo, colisión de dos o más vehículos, colisión de un vehículo contra un peatón, volcadura, caída de una persona desde un vehículo en movimiento, colisión de un vehículo contra un semimoviente, incendio de un vehículo a causa de colisión o volcadura, daños o lesiones causadas por un vehículo y homicidios causados por atropellamiento o choque.

El perito en tránsito terrestre determinará la dirección que llevaban los vehículos, la forma del choque, el lugar, la velocidad a que eran conducidos, la clase y evolución del accidente, la dinámica y la causa probable del siniestro. Para ello, el perito deberá realizar estudio de terreno, del vehículo, de la víctima y del conductor. También al él le compete establecer cuál de los conductores fue el que hizo caso omiso de las señalizaciones.

El perito en hechos de tránsito al rendir su dictamen, deberá tomar en consideración todos los puntos referidos, sin perjuicio de poder realizar investigaciones especiales que le servirán de apoyo o sustento. Todas estas circunstancias, hace que se divida en tres apartados el estudio contenido en el dictamen: la obtención de datos con su respectiva subdivisión: recolección de datos esenciales, levantamiento de planos y obtención de fotografías, la realización del estudio y las consideraciones técnicas, y por último, su(s) conclusión(es).

Capítulo 26:

 La medicina legal o judicial o forense

Con el nombre de peritación médico - legal, o prueba pericial médica, se conocen todas aquellas actuaciones periciales médicas mediante las cuales se asesora la procuración y administración de justicia sobre algún punto de naturaleza biológica o médica. Constituye la manifestación más genuina de la Medicina legal y a través suyo desarrolla su función el perito médico - legal.

La intervención de los médicos se funda en las mismas razones que la de otros peritos. Los peritos médicos que intervienen en las pruebas periciales pueden haber sido designados directamente por el Ministerio Público o Juez o por éste último a propuesta de las partes, o ser solicitados directamente por éstas a su iniciativa y a sus expensas.

Es mucho más habitual la peritación oficial que se desarrolla durante el período de averiguación previa. El Juez, como ha quedado dicho, por propia iniciativa o a petición de las partes, acuerda proceder al dictamen pericial y sólo lo hará cuando para conocer o apreciar algún hecho o circunstancia importante en el sumario fuesen necesarios o convenientes conocimientos científicos.

De esta forma, es de anotarse que toda prueba pericial médica contiene, al menos, dos fases: los reconocimientos o investigaciones sobre las personas o las cosas en quienes recae el objeto de la pericia, y el acto pericial propiamente dicho en el cual se emite el dictamen.

Los reconocimientos periciales se realizan siempre por dos peritos, a excepción del caso en que no hubiera más que uno disponible en el lugar y no fuera posible esperar la llegada de otro sin graves inconvenientes para la salud de en quien ha de recaer la intervención, o para el curso de la investigación o del sumario.

Si para la práctica de la peritación hubiera que destruir o alterar los objetos que se analizan, deberá conservarse, de ser posible, parte de ellos a disposición del Juez, para que en caso necesario, pueda repetirse el análisis.

El contenido mínimo de un documento médico legal pericial comprenderá, en lo posible:

1. La descripción de la persona, lesión o patología que sea objeto del mismo, en el estado o modo en que se halle.

2. Relación de todas las operaciones practicadas y de su resultado.

Aun cuando no existe un modo de razonar privativo de cada grupo de ciencias, es evidente que en cada una de ellas se utiliza más frecuentemente un método determinado. De acuerdo con Locard se puede unir la inducción a las ciencias físicas, la deducción a las matemáticas y la analogía a las ciencias naturales. En Medicina legal, ninguno de estos métodos es exclusivo, utilizándose los tres con un eclecticismo práctico, o sea, seleccionando lo que estima mejor de cada uno. Así:

1. La inducción ejercida sobre gran número de hechos observados y experimentados ha permitido formular principios generales, biológicos, físicos y químicos en los que se apoya la Medicina legal para resolver sus problemas.

1. La deducción, en forma silogística, permite en los casos corrientes aplicar los principios generales a las observaciones propias de cada caso particular.

2. Pero, muy frecuentemente, el médico legista sólo dispone de datos parcelarios, de indicios, por lo que se ve obligado a proceder por analogía, como el paleontólogo que reconstruye un fósil a partir de sus fragmentos. 

Razonando según estas directrices, el perito médico forense puede seguir dos métodos para proceder a la búsqueda de la verdad: la observación y la experimentación, ambos habituales en la ciencia médica.

El método de la observación se remonta a la antigüedad y ha rendido y sigue rindiendo muy valiosos resultados. Pero la ciencia médica no puede limitarse sólo a la observación, por minuciosa y metódica que ésta sea, sino que debe recurrir al experimento, en donde el observador, amén de observar, puede intervenir activamente provocando y modificando artificialmente el fenómeno, lo que le permitirá estudiar cada uno de los elementos que intervienen en él.

Por su parte, el método experimental constituye el instrumento de trabajo fundamental para la investigación de la verdad pericial. Su aplicación se articula en cuatro etapas sucesivas: se comienza por recoger los datos que otorga la observación, con ellos se construye una hipótesis de trabajo; para confirmarla se planifican los experimentos necesarios de comprobación, y se lleva a cabo la experiencia, cuya finalidad no es poner a prueba los hechos observados, sino las interpretaciones de los fenómenos. Como final de este proceso, el perito debe llegar a conclusiones válidas para el caso que se estudia.

Resulta no menos importante en el quehacer del médico legista la elaboración y expedición de documentos denominados o llamados documentos médico - legales. Se designan con este nombre todas las actuaciones escritas empleadas por el médico en sus relaciones con las autoridades, los organismos oficiales y aún los particulares.

Variados en su formato y finalidad deben tener como cualidad común un estilo claro, sencillo y conciso, que los haga útiles y comprensibles para quien los recibe. Uno de los medios adecuados para conseguirlo es evitar el uso de términos técnicos si no es absolutamente imprescindible y, aún en este caso, seguidos de la explicación de su significado, porque por ejemplo, en los asuntos referentes a heridas ¿de qué le sirve al Juez que un médico llamado a rendir un dictamen respecto de una herida, en persona viva o en un cadáver, éste la describa de una manera concienzuda desde el punto de vista clínico o bajo el anatomo-patológico, si no indica que ésta herida posee o no uno de los caracteres que importan al Juez y de los que depende la marcha ulterior del proceso?.

Los documentos médico - legales más empleados en la práctica son: el parte, la certificación, el dictamen, el requerimiento y el informe.

El "PARTE" es un documento breve mediante el cual se comunica un hecho a una autoridad. En su forma más simple suele redactarse para hacer constar de forma clara y concisa el hecho que lo motiva, seguido de la fecha y firma. Cuando va dirigido a una autoridad se hace constar la dirección en la parte inferior. En la práctica este documento es sustituido con frecuencia por oficios, lo que resulta intrascendente.

El médico suele usar de este documento en los puestos de socorro y servicios de urgencia de los hospitales para dar cuenta al Ministerio Público o al Juez de la asistencia prestada a lesionados; el mismo documento es el apropiado para notificar los casos de lesiones asistidos en su propia clínica (médicos particulares), así como de las intoxicaciones y abortos; en las enfermerías de las plazas de toros, para dar a conocer al público las lesiones sufridas por los lidiadores y su pronóstico; cuando se asiste a personas de especial relieve por su cargo o condición, cuyo estado patológico reviste un interés general.

Para el médico forense, el "parte" es un documento en el que se concreta gran parte de su actividad. Con él comunica a la autoridad todas las vicisitudes del curso de los lesionados. Se distinguen, en la práctica, varios tipos de "parte":

1. El "parte" médico en esencia, es el primero que se emite al reconocer inicialmente a los lesionados. En él debe indicarse, con precisión, la naturaleza y localización de las lesiones, partes orgánicas interesadas y anticipar un pronóstico.

2. Con los "partes" de estado y de adelanto se notifican las incidencias que las lesiones vayan experimentando. Deben darse periódicamente, en los plazos que se hayan señalado (de ordinario, cada ocho días), pero también inmediatamente que ocurra alguna novedad que merezca ser puesta en conocimiento de la autoridad instructora.

3. Se emplea asimismo el "parte" como medio de comunicar a la autoridad que esté conociendo del caso de que no se está conforme con el tratamiento o plan curativo seguido con un lesionado, al que asiste otro facultativo.

4. Por último, el "parte" es el documento con que se informa en cualquier otro caso en que el Juez, en uso de sus atribuciones, requiere al médico forense para que reconozca a una persona que haya alegado enfermedad o lesión, por ejemplo, para no concurrir a juicio o a declarar, que deba ser conducida a prisión, lanzada judicialmente de su domicilio, etc.

Para declarar la sanidad de los lesionados, a menudo llamado "parte" de sanidad, es más apropiado otro tipo de documento como lo es el dictamen, ya que en este supuesto debe realizarse una valoración de las lesiones, para lo que se requieren: descripción de estados residuales, funciones afectadas, razonamientos y consideraciones, todo lo cual es incompatible con la brevedad y el carácter elemental del "parte".

Otro documento de no menos trascendencia que es expedido por el médico legista en su quehacer cotidiano es el llamado "OFICIO" que ha sido calificado de carta oficial por ser el medio habitualmente empleado para comunicarse por escrito con autoridades, corporaciones oficiales, subordinados, etc. Sirve para transmitir noticias, pedirlas, acusar recibo, remitir objetos, hacer nombramientos, aceptarlos, formular denuncias, dar órdenes, etc.

Uno de los documentos de mayor trascendencia que son expedidos con motivo de la actividad médica es el conocido como "CERTIFICACION" que es por el que se da constancia de un hecho o hechos ciertos. Toma el nombre de certificación médica o facultativa y se refiere a hechos de su actuación profesional.

El rasgo que más lo caracteriza es el de no ir dirigido a alguien en particular, pudiendo ser exhibido y utilizado en cualquier sitio. Se extiende siempre a petición de la autoridad interesada, que así releva al médico de la obligación del secreto profesional.

Sus contenidos más habituales se refieren a hacer constar el padecimiento de alguna enfermedad, lesión o defecto; inversamente, de no padecer ninguno; de haber vacunado o revacunado a alguien; de haber asistido a un parto, haciendo constar el sexo del recién nacido, o de la certeza de la defunción de una persona, especificando lugar, momento y causa.

Es el documento médico-legal del cual se abusa más, tanto por el número de veces que a él se recurre para eximirse de obligaciones, el médico debe recordar que el certificado que extiende no va dirigido a alguien en particular, por lo que puede usarse para cualquier fin, que no siempre coincide con el que se le ha dicho. Es, pues, muy recomendable no extender más certificaciones que las absolutamente precisas y necesarias y en ellas exponer con exactitud, utilizando términos precisos, prudentes y sin miramientos personales que supongan complacencia, la verdad del hecho médico observado. Así no estará expuesto a la sanción penal que el Código señala expresamente por la responsabilidad en que pueda incurrir por el delito de falsedad en documento público o privado, según la calificación que merezca en cada caso el certificado público cuando el médico esté adscrito a una dependencia gubernamental y con motivo de sus funciones expida este tipo de documento y, privado cuando se extiende por el ejercicio profesional particular.

Existen varias clases de documentos - certificados tales como:

A. Certificado médico ordinario. Se utiliza en todas las circunstancias que no exijan otro de los modelos reseñados más adelante.

B. Certificado médico de defunción. Se usa para acreditar ésta y sin su expedición no podrá autorizarse la inscripción del fallecimiento ni el sepelio del cadáver. Su formato es regulado por la ley.

C. Actas de exhumación y embalsamamiento. En ellas se extenderán las correspondientes a la exhumación de cadáveres y restos cadavéricos, así como a los embalsamamientos de cadáveres. Su manejo es de carácter oficial.

El dictamen que el médico emite como tercero en discordia es el equivalente a un documento de "consulta", que en otras legislaciones del mundo se le conoce como el informe de los informes, ya que se trata de dictaminar acerca de ciertos hechos que han sido sometidos previamente a estudio y dictamen pericial en fases anteriores del procedimiento penal, pero en los que ha habido discrepancia entre los diversos peritos, o lo estime necesario por cualquier causa el Juez o el tribunal.

Formalmente y en su estructura interna no hay diferencia con los otros dictámenes rendidos, no teniendo éste otra característica distintiva que la mayor extensión con que, lógicamente, han de ser examinadas aquí las cuestiones.

Capítulo 27:

 Contabilidad

La función del perito en materia de contabilidad es la de auxiliar al Ministerio Público en todas las Averiguaciones Previas relacionadas con delitos patrimoniales emitiendo su opinión a través de un dictamen, previo estudio y análisis de las constancias que obran en autos.

Con el objeto de dar mayor fluidez al estudio de expedientes y a la formulación de dictámenes contables, es necesario que formen parte de la Averiguación Previa, los siguientes requisitos:

- Informe de Auditoría, suscrito por Contador Público, en el cual se determine, cuantifique y concluya con el importe objeto de la Averiguación. Se solicita que sea firmado por contador Público, ya que le sirve a los peritos como apoyo de que un experto en la materia con título oficial cuya profesión esta reglamentada, avala contablemente los hechos denunciados.  

- Papeles de Trabajo debidamente referenciados con marcas y cruces de auditoría contra su documentación original soporte o copias certificadas legibles y el Informe de Auditoría.

Los papeles de trabajo son los documentos que formula el auditor durante su revisión y representan el alcance y trabajo desarrollado para obtener un resultado que plasmará en su informe de auditoría.

- Documentación soporte, son todos los documentos que se examinan durante el trabajo de revisión y representan la evidencia y comprobación del resultado obtenido.

- Cuando se trate de delitos que en la propia ley se menciona el concepto de quebranto patrimonial, como la Ley de Instituciones de Crédito y la Ley de Organizaciones Auxiliares de Crédito, además de los requisitos anteriores, es necesario se presente la ficha o póliza contable registrando el quebranto en cuentas de resultados, sin incluir accesorios como ejemplo: intereses, comisiones, gastos, etc. Si en la Averiguación Previa se integra lo señalado en los puntos anteriores facilitará a los peritos la formulación de dictámenes y disminuirá la emisión de requerimientos.

Por otro lado, las peticiones deben ser claras, es decir entendibles y precisas, que deberán indicar lo que se requiere sea dictaminado, ejemplo: faltante, sobregiro, pagarés vencidos, adeudo no liquidado, o el concepto que origina la Averiguación Previa en función del tipo de delito que se va a encuadrar.

Es importante que la autoridad no requiera a los peritos determinen conceptos que no son de su competencia, ejemplo: determinar el monto de lo defraudado, el monto de lo robado, etc., ya que la función del Perito es emitir una opinión orientadora, pero de ninguna manera sustentar juicios de valor. No debe solicitarse a los peritos dictaminar con base en declaraciones.

No debe pedirse a los peritos contar dinero en moneda nacional y dictaminar el resultado, ni que determinen equivalencias considerando los tipos de cambio monetarios, pues estas operaciones no requieren de los conocimientos especiales de la materia.

Capítulo 28:

 Conclusiones

1. Quien se encarga de procurar y administrar justicia y aquellos que por razón de sus funciones y atribuciones están involucrados en ello, requieren del conocimiento de la Criminalística General.

2. El Ministerio Público, el Juez y el abogado litigante están en la posibilidad de aprovechar los conocimientos de la Criminalística para conocer el porqué o realidad formal extrínseca en que se diversifica el quién, el dónde, el cómo y el cuándo del hecho delictuoso.

3.  Mientras mayor sea el conocimiento que de la Criminalística tengan quienes procuran y administran justicia, menor será la probabilidad de impunidad y error judicial.

4. El juez al formar su propio criterio sobre el hecho que va a juzgar, al recibir la prueba pericial ha de analizarla conforme a las reglas de la sana crítica.

5.  El perito no sólo ha de recoger datos, descubrir hechos y situaciones o clasificar los fenómenos; sino que está obligado a explicar por qué ocurren, cuáles son sus factores determinantes, de dónde proceden y cómo se transforman. El perito ha de explicar la realidad del hecho cuando emita el documento dictamen.